Según la Defensoría de la Tercera Edad, la canasta básica de los jubilados se ubicó en agosto en los 21 mil pesos, esto significa que 7 de cada 10 no llega a cubrir los productos básicos para su subsistencia. En contrapartida el haber mínimo, el que cobra la abrumadora mayoría de los jubilados, apenas llega a los 8.200 pesos.

“Primera Mañana” dialogó con Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad, para conocer en detalle un tema preocupante.
“Estamos planteando la necesidad de una recomposición inmediata del haber”, dijo Semino.

Ezequiel Bértola