La candidatura presidencial de José Luis Espert ha vuelto a ser sacudida a partir de que un partidario de Unite, el sello que había conseguido para ir a elecciones, presentó ante la Justicia una impugnación a su candidatura.

La impugnación, que pone en duda otra vez la candidatura del economista, fue presentada por Gabriel Molina, un desconocido militante de ese espacio. Según el documento impugnatorio, Molina asegura que ya había presentado su candidatura presidencial por Unite ante la Junta Electoral Partidaria y denuncia que se la dieron de baja y fue reemplazada por la de Espert que lleva como compañero de fórmula al periodista Luis Rosales. 

En el escrito, Molina dice que -según rumores- la decisión de apartarlo se habría producido por «un ofrecimiento monetario a la Junta Promotora de ese partido». Y además, argumenta que el partido le «impidió la competencia» a pesar de haber presentado la documentación y listas para ir hacia adelante. Por eso pide a la Justicia que se se emita un cautelar que suspenda la candidatura de Espert hasta que la Justicia defina si finalmente será impugnada. 

Otro de los argumentos que expone Molina es que Espert se manifestó «a favor del aborto» y que el partido Unite es contrario a la despenalización. Ahora será la Justicia la que defina si da lugar a la impugnación.

Melisa Delgado Niglia