Agrupaciones de izquierda y ciudadanos chilenos que residen en el país encabezaron hoy una protesta frente al Consulado de ese país en Buenos Aires, donde se produjeron incidentes y enfrentamientos con la Policía de la Ciudad, que detuvo a nueve personas.

La protesta se produjo en las inmediaciones del edificio ubicado en Roque Sáenz Peña 547, en el centro porteño, contra las medidas económicas que aplicó el gobierno del presidente de Chile, Sebastián Piñera, que derivaron en reclamos sociales con muertos y miles de detenidos.

Fueron golpeados equipos periodísticos de varios canales de televisión y algunos automóviles resultaron vandalizados. Además, efectivos de la Policía de la Ciudad arrojaron gases lacrimógenos para dispersar la protesta y formaron un cordón para impedir que los manifestantes pasen para la Plaza de Mayo y la Casa Rosada.

De la convocatoria participaban militantes del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y de la Central de Trabajadores Argentina (CTA), entre otros.

Los efectivos de la fuerza intentaron despejar la zona para permitir que personal de Bomberos pudiera apagar los focos de incendio en distintos contenedores de basura en el lugar.

La Policía trabajaba para individualizar a quienes iniciaron los incidentes a través de las cámaras de vigilancia, luego de que aparecieran algunas personas encapuchadas durante la manifestación.

La protesta fue contra las medidas que adoptó la administración de Piñera en Chile, país que atraviesa una fuerte crisis social que llevó a un toque de queda y situaciones de extrema tensión entre los manifestantes y los militares que patrullan las calles.

En medio de los incidentes, el presidente chileno Sebastián Piñera dijo: «La democracia no solamente tiene el derecho, sino la obligación de defenderse de males como la delincuencia, la injusticia, los abusos, la corrupción. Pero el deber de un presidente va mucho más allá de resguardar el orden público».

Y agregó: «Mañana me reuniré con presidentes de partidos, tanto partidos de gobierno como partidos de oposición, para poder explorar y ojalá avanzar a un acuerdo social, que nos permita a todos unidos salir a mejores soluciones a los problemas que aquejan a los chilenos y las oportunidades que merecen nuestros compatriotas«.

Melisa Delgado Niglia