Compartir

Al 53% le genera desconfianza trabajar en el ámbito privado.

Un estudio de la Universidad Austral, acerca del discurso social sobre empleo público y privado en el país, reveló que al 53% de los argentinos le genera desconfianza trabajar en el ámbito privado, “por la facilidad con la que despiden o recortan personal”.
Además, el 61% cree que es preferible un país donde la mayor parte de las cosas las haga el Estado. Las tendencias se acrecientan en los sectores más vulnerables.
La investigación del Centro de Estudios en Comunicación Aplicada (CECAP) de la Universidad, muestra también que a la hora de elegir entre un empleo público y uno privado (a igualdad de condiciones), el 48% de la encuesta optó por el público.
El estudio, liderado por los investigadores Juan Pablo Cannata, Augusto Reina y Máximo Reina, destaca entre sus conclusiones que el 53% de los encuestados respondieron que la empresa pública le genera más confianza, como un promedio. De ese porcentaje, el 63% representó a los sectores más bajos y el 44% al ABC1.
Por otro lado, un promedio del 34% eligió a la empresa privada, que fue elegida en un 41% por los sectores medios altos (C2C3).
Ante la pregunta “¿Qué elegirías si tuvieras dos propuestas de trabajo exactamente iguales, pero una del sector privado y otra del sector público?”. La mayoría de los entrevistados optó por el empleo público.
Desde el CECAP se explica que “en la evaluación general, el sector público es un espacio que genera simpatía. Es descripto como un lugar donde el empleo se desarrolla de una manera más humana, el sector privado está asociado casi exclusivamente a la búsqueda de rédito económico, al lucro o ganancia”. Además, el sector público es percibido con mayores posibilidades de estabilidad y tranquilidad.
En cambio, en el sector privado, las principales críticas se asocian con la inestabilidad, los recortes y lo impersonal del trato humano. También está asociado a una mayor exigencia y mayor control.
Si bien los comentarios tienden a ser negativos en lo que respecta al empleo privado, también se producen algunos positivos que se centran en la generación de “oportunidades”.
Los encuestados lo ven como una fuente de progreso y de mayores ingresos.
Finalmente, con respecto de las ideas que tiene la población de lo que es una empresa, un empresario o un cuentapropista, el estudio detalla que “si la empresa tiene pocos significantes positivos, el término empresario no tiene prácticamente ninguno. Se les recrimina su interés, su ambición por el dinero y su objetivo irreductible atado a la ganancia o el lucro”.

Compartir

Comentarios