El ministro de Desarrollo Social bonaerense, Santiago López Medrano, descartó la posibilidad de que en la Provincia se produzcan desbordes sociales durante las fiestas de fin de año.

“No hay indicios de reclamos violentos. Hay que distinguir lo que es el reclamo que es legítimo o la expresión política, de lo que es la violencia o el delito”, manifestó López Medrano.

El ministro de la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal señaló que en la segunda mitad del año ha habido en la provincia situaciones que tuvieron que ver con el delito organizado pero no con “una expresión de desesperanza” de la población.

“El Estado tiene una presencia distinta de la que ha habido en otros momentos de la Argentina porque hay ventanillas sociales en los barrios, y canales para las familias que necesitan asistencia del Estado”, expresó el titular de la cartera de Desarrollo Social.

Asimismo, destacó que desde el gobierno se trabaja durante todo el año para evitar desbordes en diciembre y que existen una serie de medidas, en la provincia y a nivel nacional para proteger a los sectores más vulnerables.

Resaltó, en esa línea, que hubo “mucho diálogo” con organizaciones sociales que manejan comedores y merenderos para satisfacer sus necesidades y sostuvo que continuarán con las mismas tareas durante el próximo año.

“Vemos un escenario de un diciembre que debería terminar como la mayoría de la sociedad anhela. Cuando uno camina por los barrios no hay una voluntad de conflicto o de desborde, la gente quiere un fin de año tranquilo y en paz”, indicó.

“Inclusive los supermercados tienen una tarea de responsabilidad social empresaria y trabajan con organizaciones cercanas a la sucursales. Estas organizaciones entienden que el corte del acceso a un supermercado pasa a ser otra cosa”, agregó.

Emmanuel Angelozzi