Frente a la necesidad de contar con los respiradores necesarios para hacer frente a la emergencia sanitaria, ingenieros de todo el país pusieron manos a la obra para producir prototipos en tiempo récord.

En Rosario por ejemplo, la empresa Iventu conformada por estudiantes y graduados en la Universidad Pública local y de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingenieria y Agrimensura conformaron una mesa de trabajo cuyo responsable es la Universidad de Rosario. Gestionaron ante autoridades nacionales y provinciales los permisos necesarios.

En 48 horas tendrán el prototipo listo un ventilador artificial cuyo objetivo es “realizarlo con componentes de la industria local. Los objetivos son que funcione, que sus componentes estén disponibles para ser reproducido industrialmente y que logre escalabilidad”, explicaron desde Rosario.

El proyecto está en la primera fase de desarrollo, luego llega la validadación y la producción y distribución a cargo del gobierno nacional. Iventu es la empresa creadora del trole eléctrico que ya funciona en Rosario, hacen soluciones tecnológicas  para ciudades inteligentes y sustentables.

También hay que señalar que la empresa tiene una capacidad limitada, pero confían que distintas industrias puedan producir componentes que se puedan ensamblar en algún lugar. Cuando este listo, la idea es abrir los planos, cuando se garantice el proceso de calidad para que muchos puedan desarrollarlo.

Este ventilador es un respirador para tratamiento intensivo de un paciente con insuficiencia respiratoria, específicamente para el coronavirus. Su valor de mercado es de US$30,000 y podría producirse localmente por sólo un 25% de ese valor.

Por los testimonios recogidos, todo esto comenzó hace apenas 14 días, los prototipos estarán en 48 horas y a partir de la semana próxima estarán en condiciones de producirlos. Inventu está capacitada para producir  50 por semana, pero confían que con el ecosistema industrial de la región podrán llegar a 100. Puede tener un costo de fabricación que rondará entre los US$2000 y US$3000.

Desde la provincia de Catamarca, el técnico electrónico Esteban Colombo, el ingeniero electrónico, Luis Segura y el ingeniero industrial Juan Pablo Bosch idearon un sistema que permite automatizar un resucitador manual, para reemplazar el trabajo de un enfermero, que en tiempos de pandemia es complicado. “Nosotros le sumamos un sistema de automatismo que consta de un microcontrolador  el cual comanda un motor de limpiaparabrisas. No reemplaza a un ventilador de alta complejidad, sirve para paliar la situación”, detalló Esteban Colombo.

“Una persona con neumonía necesita un electroventilador mecánico que cuesta US$25.000. Logramos que cumpla ciertos parámetros, al hacerlo automático se requiere un segundo de inspiración, 25 segundos de pausa inspiratoria y dos segundos de expiración. Mientras se logre eso se puede sostener una persona con vida”, explicó.

Necesitan microcontroladores Arduino 1R3 y Mega, por lo menos 40. Producir cada equipo costará $10.000, pero estos tres ingenieros piensan donar la producción , trabajan ad honorem.

Una vez que tengan el modelo, confían en poder hacer 10 por día, usando madera y hierro para lograr una rápida producción masiva.

Colombo además aclaró que: “Cuando estén listos vamos a abrir los planos para todo el mundo, que el que quiere lo pueda replicar, no queremos lucrar”. Necesitan un respaldo nacional o provincial para cumplir con las normas de seguridad necesarias. Ya recibieron pedidos de varios lugares del país.  

Recibieron el apoyo de Gustavo Saadi, intendente de la Ciudad de Catamarca y buscan más respaldos. El entusiasmo es tal que casi no duermen, se contactan por vía celular para respetar la cuarentena pero esperan tener listo el prototipo en horas.

No son los únicos preocupados por el tema. La Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra) desarrolló junto a su asociado Adox, que fabrica equipamiento e insumos médicos, un sistema que permite adaptar rápidamente y a muy bajo costo los respiradores destinados a otros usos médicos para ser utilizados en la atención de pacientes afectados por coronavirus con necesidad de ventilación mecánica.

Javier Viqueira, presidente de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) de Adimra y de Adox, señaló: “Se trata de una solución fácilmente adaptable y podría ser incorporado en estos equipos, cualquiera sea su marca o modelo, a un costo que no supera los $ 10.000”.

Adimra estaría en condiciones de donar, inicialmente, 100 kits completos en el plazo de una semana. Orlando Castellani, su presidente, señaló: “se podría ayudar a que otras personas o instituciones contribuyan en cantidades similares o mayores y, asimismo, brindaríamos el soporte técnico adecuado para que puedan cumplir la tarea con éxito”.

Para expandir el uso de la técnica de manera federal, se desarrollaron videos tutoriales y soporte a distancia con foros y mesas de ayuda gracias a la plataforma digital que posee la entidad para brindar capacitaciones a empresas y trabajadores.

Desde Adimra explicaron que se trata de un proyecto colaborativo y sin fines de lucro. Se pondrá el trabajo de la Asociación a disposición de las autoridades competentes para que corroboren la validez técnica y analicen la aprobación de su uso.

LF