El intendente de Morón y ex marido de María Eugenia Vidal, Ramiro Tagliaferro desempolvó los mejores trucos del “populismo” de los 90 y repartió chapas, tirantes, colchones y bolsones de mercadería con una etiqueta que lleva su nombre.

El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, desempolvó el viejo manual de los barones del Conurbano para resolver un problema que lo inquieta: la categórica derrota que le impuso el Frente de Todos en las primarias de Agosto, en las que quedó seis puntos por debajo del candidato Lucas Ghi.

Tagliaferro, con una campaña a toda máquina, logró sumar 36 puntos, contra los 42 que cosechó el exintendente. Por eso salió a quemar las naves pensando en octubre: en la oposición denuncian que reparte mercadería y materiales con una etiqueta que promociona su figura.

“Gestión Ramiro Tagliaferro. Morón Gobierno”, se lee en cada chapa, tirante, colchón y bolsón de mercadería que distribuyó la Municipalidad, y que, lógicamente, se solventa con fondos públicos. Como las tristemente célebres zapatillas de Ruckauf, como las prácticas clientelares que hace 4 años horrorizaban a Cambiemos.

La oposición facturó rápidamente el traspié del intendente: “es vergonzoso, Tagliaferro sigue haciendo su campaña con recursos públicos y abusándose de las necesidades más urgentes de nuestros vecinos y vecinas, entregando chapas, tirantes y ayuda social con su nombre”, lo acusó Hernán Sabbatella, concejal de kirchnerismo.

Agenhoy