Los jefes comunales de Lanús, Berisso y Baradero explicaron la situación sanitaria y social que viven sus municipios. Resaltaron el trabajo en sus distritos para estar en condiciones de afrontar nuevos contagios.

El intendente de Berisso, Fabián Cagliardi, afirmó que «la preocupación más grande es que circule el coronavirus en un barrio popular. Entonces lo que hay que hacer es salir a buscar el virus y no esperar a que entre al barrio».

«Hay promotoras de salud del municipio trabajando en los barrios, tomando la temperatura y el oxígeno en sangre, dando barbijos y enseñando cómo higienizarse», afirmó.

Cagliardi sostuvo que «por el momento no está circulando el virus, pero hay miedo de que ataque alguno de esos barrios y colapse el hospital. Pero estamos preparados porque tenemos 150 camas».

«Además, dividimos los hospitales en dos para que los que vienen por otros tratamientos no estén en circulación», dijo el jefe comunal en declaraciones radiales. Indicó que en Berisso hubo «cuatro casos: tres dados de alta, todos casos que vinieron de personas contagiadas en La Plata».

En Lanús

Por su parte, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, aseguró que trabaja en «la situación sanitaria, para lo cual se agregaron 700 camas. Y también en los barrios más comprometidos con la alimentación, con fuerte apoyo del Gobierno nacional y provincial».

«El tercer eje es económico y hay dos vertientes: la situación del municipio, ayudado por la provincia y con un cambio en la estructura impositiva y, por otra parte, el punto de vista de la solidaridad, para que los que más tienen contribuyan con los que menos tienen», dijo Grindetti.

El intendente de Juntos por el Cambio agregó que trabaja con la provincia en la posible apertura de la actividad económica. Están «viendo qué rubros se pueden habilitar».

Baradero

Finalmente, el jefe comunal de Baradero, Esteban Sanzio, dijo que «cuando se conocieron los dos casos positivos en el distrito, se resolvió frenar la actividad comercial hasta poder localizar los contactos estrechos».

«Alrededor de 200 personas en un día quedaron aisladas y hubo una buena evolución de esos contactos», agregó al respecto.

Sanzio explicó que en el distrito se realiza una «apertura en la actividad comercial con pautas estrictas de higiene y distanciamiento, mientras que también se habilitó a las salidas recreativas según el número de documento».

«El trabajo en conjunto y el respeto por las medidas hará que se pueda salir adelante. Tendremos que convivir con esta difícil situación», concluyó.

Liliana Lopez