Intendentes de la Región Capital bonaerense acordaron hoy que el aislamiento es la única herramienta para mitigar el avance del coronavirus y decidieron articular recursos para habilitar espacios sanitarios, reforzar el control vehicular y desinfectar espacios públicos y cajeros automáticos.

Los jefes comunales coinciden en que en estas circunstancias «la clave para reducir el brote es evitar el contacto social» y disponer recursos, dijeron fuentes del sector.

«Hasta el momento ‘quedarse en casa’ es el único remedio que tenemos», dijo Julio Garro, intendente de La Plata, donde ya se han dado a conocer los primeros casos confirmados la enfermedad.

Explicó que desde la comuna se puso en marcha un plan de desinfección que abarca vías peatonales, cajeros automáticos y paradas de micros de todo el partido platense.

Además, se puso en funcionamiento ‘Contá Conmigo’, una iniciativa a través de la cual agentes comunales realizan las compras a los adultos mayores de 60 años que permanecen aislados en sus casas.

También se trabaja para elaborar alcohol al 70% que luego es enviado a los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS), al Sistema de Atención de Emergencias Médicas (SAME) local y a todas las dependencias públicas municipales.

Garro explicó que «creamos la Red de Centros de Atención Intermedia municipal y tres Centros con más de 400 camas» ubicados en la República de los Niños, Polideportivo de Los Hornos y Albergue Universitario para aquellos pacientes que requieran estar en aislamiento.

El jefe comunal de Berisso, Fabian Cagliardi, aseguró que «el vecino tomó conciencia de que el aislamiento social, preventivo y obligatorio es la principal medida para evitar la propagación del virus», por lo cual bajó la circulación de personas por la vía pública.

Asimismo, coincidió en articular acciones con los gobiernos nacionales y provinciales para evitar el ingreso y egreso de automóviles y «operativos de control las 24 horas con una aplicación que permite verificar al instante si cuenta o no con la habilitación correspondiente».

Sostuvo que «estar cerca, detectar sus necesidades y atender problemáticas de cada vecino» es una de sus prioridades, por lo cual entre otras medidas se realizan «operativos de prevención donde agentes municipales que controlan la distancia de 1,5 metro en la fila de espera, se desinfecta la botonera del cajero y se brinda alcohol en gel para su aseo personal».

El intendente de Ensenada, Mario Secco, manifestó que «la gente ha tomado conciencia de lo que se nos viene a los argentinos y entiende que el esfuerzo que se esta haciendo desde el gobierno nacional y provincial es para salvar vidas».

Secco explicó que el Municipio esta finalizando el tercer hospital del distrito y que «en pocos días estará a disposición de esta situación que nos atraviesa a toda la comunidad».

«Se duplicaron las camas para la atención, y con el nuevo centro instalado en la localidad de Punta Lara sumamos 50 camas, todo con recursos propios» dijo, e informó que se preparan polideportivos y otros espacios para poder atender a quienes no estén tan comprometidos con la atención intensiva».

Añadió que «estamos haciendo todos los esfuerzos, triplicamos la asistencia y alcanzamos a casi 9 mil familias con ayuda alimenticia» y se incrementó en 11 mil pesos el salario de los trabajadores municipales como «un reconocimiento por garantizar los servicios públicos en medio del aislamiento social para que la población pueda quedarse en sus casas cumpliendo la cuarentena».

Destacó que en cada ingreso a la cuidad hay controles y operativos de la Policía Bonaerense con inspectores de tránsito y de salud del municipio.

Aclaró que «más allá de que pueda llamar la atención la circulación de vehículos, Ensenada es una ciudad industrial, hay una guardia en cada planta como en la Destileria YPF, Petroquímica General Mosconi y la Central Termoeléctrica Ensenada de Barragán, que no pueden parar ni se pueden apagar, pero circulan con las autorizaciones correspondientes».

Rodrigo Gauna