A través de un relevamiento en torno al crecimiento de la pobreza, la inflación, el desempleo y otros indicadores, los intendentes del Frente de Todos apuntaron contra la gestión de Macri y de Vidal. “Mientras Macri dice irse del gobierno ´con la conciencia tranquila´, millones de familias sufren las consecuencias de sus desastrosas políticas”, expresaron.

Intendentes del peronismo salieron a relucir las “consecuencias desastrosas” que el nuevo gobierno heredará de la gestión de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal, en la provincia.

El objetivo, parece, es mostrar la delicada situación del país y del gobierno del cual se hará cargo Axel Kicillof a partir del 10 de diciembre. Casi en línea con la metáfora de “tierra arrasada” que anticipó el gobernador electo.

A través de un relevamiento que se valieron del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), intendentes como Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Ariel Sujarchuk (Escobar), Mayra Mendoza (electa en Quilmes) y Hernán Ralinqueo (25 de Mayo) expusieron números alarmantes.

En pobreza, el índice muestra que en 2015 –cuando el kirchnerismo dejó el poder- la pobreza era alta y llegaba a los 29 puntos. A sabiendas de que en los últimos años de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, intentó ocultar las estadísticas oficiales, la pobreza en el gobierno de Macri creció exponencialmente: elevando esa cifra hasta los 35 puntos.

Allí también hay que hacer una salvedad, porque el último informe del Indec no analizó el deterioro de los ingresos que se dieron a partir de la última devaluación, luego de los primeros resultados de las PASO.

En inflación, los intendentes mostraron que en 2015 el porcentaje era de 27 puntos interanual, mientras que la actual alcanzó los 54. Un nivel inflacionario del cual no se tenía registro desde 1991.

En tanto, otros indicadores explican la gravedad de la situación social: el desempleo creció de 6,5 a 10,6 puntos desde el 2015 a la fecha, así como la deuda pública representaba el 52 por ciento del PBI en el último año del kirchnerismo y actualmente llegó a casi representar el total de lo producido en el país, un 92%.

También, el salario docente cayó exorbitantemente de 580 dólares a 275, entre el gobierno K y la experiencia de Macri y de Vidal.

“Mientras Macri dice irse del gobierno ´con la conciencia tranquila´, millones de familias sufren las consecuencias de sus desastrosas políticas, una verdadera maldita herencia que pesa sobre el bienestar de todo un pueblo. El relato se choca de pleno contra la realidad. En todo sentido, los cuatro años de Cambiemos empeoraron los índices económicos y por ende la calidad de vida de los argentinos”, escribió el intendente Sujarchuk.

En tanto, Mayra Mendoza sostuvo que “la dolarización de alimentos y tarifas y la irresponsabilidad con la deuda por parte de Macri hicieron este presente doloroso para tantas familias que no llegan a fin de mes”. “Desdolarizar la economía es imprescindible para recuperar bienestar social”, cerró la nueva intendenta de Quilmes.

Melisa Delgado Niglia