El apagón histórico que afectó a 50 millones de usuarios conmovió al país. La responsabilidad del Estado es innegable, al tiempo que deja ver una red de subsidios multimillonarios a empresas privatizadas –que pagamos los usuarios con los tarifazos – que fue sostenida por todos los gobiernos desde el menemismo. Los negociados de la familia Macri también aparecen en escena –Yacylec, la empresa responsable de la red donde se originó la falla es de propiedad de la familia presidencial.

A partir de un gigante apagón en la costa este de Estados Unidos, en el año 2003, que afectó a 60 millones de personas y causó 11 muertes, se comenzó en dicho país a desarrollar, y luego a implementar, a nivel mundial, una nueva tecnología para la observación y el control de redes eléctricas de alta y media tensión: el monitoreo sincronizada a través de tecnología GPS.

Esta nueva tecnología permite obtener el estado de la red eléctrica en tiempo casi “real”, lo que posibilita anticipar fallas y tomar las medidas necesarias para evitar los apagones masivos. Esta tecnología se comenzó a desarrollar en INTI en el año 2011, con la puesta en pie de un proyecto para el desarrollo de un sistema de medición de PMUs –Phasor Measurement Units (Unidades de medición fasorial). A través de un consorcio público-privado se comenzó con el diseño y la fabricación de dos prototipos de estos equipos, que sustituirían a los importados, y podrían ser instalados en subestaciones, centrales eléctricas y estaciones de monitoreo.

En el año 2018, en el marco del despido de 266 científicos, técnicos y auxiliares en el INTI –por razones de persecución política- el presidente del INTI Javier Ibañez despidió al ingeniero a cargo del proyecto, Luciano Domínguez Pose, dando por cerrada la línea de trabajo, luego de 7 años de trabajo, y con el proyecto en un grado de desarrollo del 70%.

Luego de una lucha enorme del conjunto de los trabajadores y trabajadoras de INTI, el ingeniero despedido fue reincorporado por la justicia –por ser delegado gremial- y actualmente se encuentra cumpliendo funciones en INTI. La línea de trabajo se encuentra desfinanciada, y Dominguez Pose – que actualmente es el secretario General de ATE INTI- es hostigado sistemáticamente por las autoridades–se le descuentan días en el salario por su actividad gremial, se le prohíbe el ingreso al predio con su auto y se realiza un seguimiento diario de su actividad por parte de la gerencia de RRHH. Cada reinstalado judicialmente sufre este acoso constante en INTI.

El ejemplo es ilustrativo porque sirve para describir lo que sufrieron el conjunto de trabajadores/as de INTI: decenas de líneas de investigación, ensayos y certificaciones de productos se han dejado de realizar por el despido del personal científico y técnico a mano de las autoridades de Cambiemos en INTI.

Durante los casi 4 años de gestión, han vaciado el Instituto, sus líneas de trabajo, han expulsado científicos a través de despidos y retiros voluntarios, y han montado un gigante aparato de empresas y fundaciones de su riñon con el que han redireccionado cientos de millones de pesos del presupuesto público, mientras mantienen la carrera laboral de más de 1000 trabajadores/as congelada, lo que constituye una rebaja salarial considerable.
Denunciamos que las autoridades de INTI son co-responsables del apagón del domingo, de la destrucción del empleo y del vaciamiento científico.

Además, Cambiemos se encuentra en la ilegalidad: no cumple el fallo de reinstalación judicial definitivo de otros dos delegados, también reinstalados por persecución sindical.

Reincorporación YA de todos/as los despedidos/as.

Fuera Javier Ibañez del INTI.

Junta Interna de ATE INTI
19 de junio de 2019

Contactos:
Luciano Domínguez Pose (Secretario General) 11 6163 6716
Valeria Muñoz (Secretaria Adjunta) 11 5848 4370
Romina Albertotti (Secretaria de prensa) 11 3952-8581

LF