La irrupción generalizada de casos de Covid-19 en Villa Azul, ampliaron la preocupación del gobernador Axel Kicillof.

El mandatario teme que este sea el primer tic-tac de una bomba de tiempo que en cualquier momento se active provocando un efecto cascada en un territorio plagado por asentamientos pobres.

El mapa que más le preocupa son las 1824 villas y las 423 mil familias bonaerenses que hoy están en riesgo. El trabajo realizado hasta el momento en la geografía de los 135 municipios bonaerenses, permitió constatar que a la cabeza en presencia de barrios vulnerables donde las luces rojas se encienden con más fuerza, se encuentran La Plata (129); La Matanza (125); General Pueyrredón (91); Almirante Brown (84), Quilmes (79) y Florencio Varela (71).

Sergio Berni tiene la percepción de que lo que detonó en Villa Azul pueda replicarse en otros barrios. Con la sospecha de que existen muchos más casos sin detectar, en la Provincia salieron a la cacería del virus vía testeos y lo encontraron. El primer foco preocupante precisamente apareció en la Villa Azul, donde comparten territorio las comunas de Qulmes y Avellaneda. Allí viven 5 mil personas, que hoy están bloqueadas por 300 efectivos militares, unos 100 por turno, que les impiden salir de ese perímetro. Se trata de un aislamiento comunitario estricto que se blindará por el término de 15 días. Habrá luego una evaluación sobre los resultados.Muy cerca está Villa Itatí, donde viven unos 15 mil vecinos.Allí también empezaron a aparecer casos.

HAY OTROS CINCUENTA CASOS EN ESTUDIO

Luego de 4 jornadas de testeos en Villa Azul, se detectaron 147 casos positivos de coronavirus y todavía quedan más de 100 en estudio. Debido a esta situación, las Comunas de Quilmes y de Avellaneda, en conjunto con el Gobierno Nacional y el Provincial, decidieron conformar un Comité Operativo de Emergencia y, mientras continúan con los operativos DETeCTAr.

“El objetivo es limitar la circulación de las personas”, coincidieron la intendenta Mayra Mendoza y su par Jorge Ferraresi. Según explicaron, se contará con el apoyo de Unidades Sanitarias Móviles que serán provistas por Nación y el comité tendrá la participación de las áreas de Desarrollo Social, Salud y Seguridad de ambos municipios y de la Provincia, con la meta de abordar de manera contundente el brote de coronavirus que hay en el barrio.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, intentó brindar cierta calma. “Se está trabajando con las organizaciones de los barrios para minimizar al máximo el contacto. La idea es fortalecer el distanciamiento físico y minimizar la circulación a otros barrios populares que están cerca”, explicó. Además, aseguró que el desafío más grande es “prestar mucha atención y tener una vigilancia sensible”. “El virus puede aparecer en cualquier momento y en cualquier área del país. Cuanto antes lo detectemos e implementemos la medida, más posibilidades tenemos de controlarlo”, sostuvo.

LES ASEGURAN COMIDA Y REMEDIOS

En Villa Azul a cada vecino se les está asegurando comida, elementos de limpieza, desinfección e higiene personal. Se va relevar que necesidades tienen para evitar que salgan ( alimentos para celíacos, remedios, etc).
Además, funcionan dos módulos del Ministerio de Salud de la Nación dentro del barrio. Todos los casos confirmados, con síntomas leves, van a un centro de aislamiento. Si no tiene síntomas leves se los traslada al Hospital. El objetivo es que aquellos que presenten cuadros parecidos al COVID no sigan en el barrio.

Para la organización se está articulando con los referentes del barrio. Se tomó la decisión de dividir por zona, y se camina cada cuadra con cada referente y una cantidad estimada de 50 promotores de salud.El operativo consiste en identificar casos sintomáticos, si es que tienen algún síntoma. Aquellos que están con síntomas se testean. Mientras tanto lo que se lleva a cabo es la prevención comunitaria.

DENUNCIAN AL NOTICIERO DE TN

Y en el marco de este escenario de enorme preocupación, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, denunció en las redes una fake news gigante de Todo Noticias, el canal del Grupo Clarín, que el domingo a la noche publicó un video de un corte de calle por una protesta de vecinos de Puente Alto al sur de Santiago de Chile, informando que se trataba de una protesta por la cuarentena en el barrio Villa Azul.

«Estamos viendo imágenes del barrio en Avellaneda y en Quilmes. Protestas dentro del barrio Azul», mintieron al aire sin ningún tipo de reparo.

Sin embargo, gracias a una publicación del medio Telesur que sacó a la luz la intendenta de Quilmes, se supo que las imágenes que publicó Todo Noticias eran de una protesta de la localidad de Puente Alto al sur de Santiago de Chile.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, siempre de buen olfato y hombre que no deja de peinar cada rincón del territorio, se adelantó a los acontecimientos y advirtió que se pueden dar otros posibles focos de contagios en barrios vulnerables de la Provincia. «Lo que pasó en Villa Azul puede llegar a repetirse en otros lugares.Sería lo esperado, raro sería que no se repita», dijo el funcionario tras destacar que se trabaja en testeos en el barrio vecino a ese asentamiento, la Villa Itatí. «No es sólo los 55 casos; se hicieron testeos y un 7% daba positivo pero se saltó a casi 60% y por eso se tomó la decisión», explicó Berni sobre la determinación de cerrar la circulación en Villa Azul hacia afuera.

LA TOMA EN EL OJO DE LAS SOSPECHAS

En cuanto a decisiones similares que deban reiterarse en otros sitios, evaluó que «son definiciones que se toman cuando se ven los resultados de los testeos, pero no necesariamente deba ser Villa Itatí sino que puede ser cualquier barrio que comience con la misma velocidad epidemiológica que tuvo Villa Azul. Se trabaja mucho en la barrio de al lado, Villa Itatí, y hay que trabajar fuertemente en todo el territorio porque Buenos Aires tiene más de 10.000 asentamientos, por eso hay que tener una mirada especial para poder cuidar a los que van y vienen y son una fuente de contagio», añadió.

La zona más complicada es la de Quilmes, donde las viviendas y el acceso al agua son muy precarios. De hecho, sus habitantes coinciden en que el foco de contagio estuvo en La toma, muy cerca del centro sanitario municipal donde un equipo de médicos no para en hacer hisopados, primero, y deriva, después, los casos sospechosos.

En La toma hay una canchita de fútbol de césped sintético. Y los pobladores coinciden en que ahí comenzó todo. «Hacían campeonatos hasta las seis de la mañana. No respetaron nada», sostienen.

La cancha está rodeada por casillas de chapa y una serie de viviendas inconclusas donde viven familias. Se llama La Toma por eso. Allí comenzaron a levantar sus viviendas precarias en 2014 y después se pararon y ahí se ocupó por gente que vive sin techo o sin ventanas, en las condiciones más inhumanas.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Rodrigo Gauna