La caída en la venta de combustibles en el marco del parate por el aislamiento social, alcanzó el 76,8% en los últimos diez días de marzo, informó la cámara de estacioneros.

Pero el pico de la caída, se produjo en la comercialización de naftas, que bajó 88,5%. En tanto, la venta de combustibles líquidos en estaciones de servicio cayó 26% en marzo último como consecuencia de la cuarentena obligatoria dispuesta por el Gobierno.

Con relación a febrero las ventas disminuyeron casi en el mismo nivel, 25,8%, según datos divulgados hoy por la cámara del sector, la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA).

La mayor caída se registró en el segmento de naftas, con bajas del 34,2% en comparación con febrero.

En el caso del gasoil las ventas cayeron 24,2% mensual en marzo. La entidad dijo que «si bien no es posible segmentar los resultados de marzo entre lo que ocurrió antes y después del aislamiento social, sí es posible estimar la caída generada por ese aislamiento si se supone, como es razonable, que el total de la caída observada se produjo durante los últimos 12 días de marzo, en coincidencia con la menor movilidad de personas en el contexto del aislamiento social obligatorio«.

«Estas caídas tan grandes generan pérdidas incluso en estaciones de servicio que, hasta comienzos de marzo, estaban por encima de su punto de equilibrio», advirtió CECHA.

El desplome de la demanda de los combustibles se dio en paralelo al derrumbe de los precios del petróleo en la última semana. El barril de crudo de referencia en Estados Unidos, el West Texas Intermediate o WTI, bajó hoy 3,4% a USD12,34, tras caer 25% en el comienzo de la semana.

El que tuvo una jornada positiva de repunte fue el barril del Brent -referencia para la Argentina-, que cotiza en Londres, subió 47 centavos, o un 2,3%, a USD20,46, luego de perder 6,8% el lunes.

LF