La Cumparsita Rock 72: “Estamos en el pico más alto de popularidad”

Compartir

La banda platense edita “Máquina de sentimientos contra el viento”: la producción discográfica más ambiciosa de su historia dónde exhibe el mensaje frontal en sus canciones y consolida la heterogeneidad sonora en sus melodías.

La Plata es una gran cuna de artistas y tiene una movida cultural interesante. En ese contexto, aparece La Cumparsita Rock 72: un grupo que pelea en la escena hace 15 años con su trabajo autogestivo. “Es un gran honor ser un grupo independiente de la ciudad. Llevamos la bandera con responsabilidad pero sin presión”, afirma Emiliano Santillán, su vocalista.

“Máquina de sentimientos contra el viento” es su tercer álbum de estudio, producido artísticamente por Sebastián Perkal. “Plasmamos nuestra madurez como músicos con una visión diferente de nuestro entorno. Superamos en varios aspectos al elepé anterior, desde la portada hasta la calidad del audio”, destaca.

¿Cuánto trabajaron para completar un disco doble?
Iniciamos el proceso de composición hace cuatro años, pero nunca pensamos en editarlo de esta manera. La idea surge en el momento de la pre-producción. Afrontamos un gran inconveniente: sacar canciones de una lista integrada por 28. Llegamos a 22 y no podemos reducir más porque consideramos que reunimos las condiciones óptimas. Por ese motivo, apostamos a un elepé donde la riqueza es la diversidad de estilos musicales.

¿Cómo describís la etapa de grabación?
Trabajamos con un método mucho más meticuloso, específicamente en el sonido de las guitarras. Elegimos la manera de ejecutar el instrumento y el ámbito correcto para registrarlo. Pusimos mucho corazón y esfuerzo durante seis meses. Lo tomamos con mucha seriedad. Por eso, logramos mejores resultados en el sonido.

¿Existe un concepto que unifica los temas que integran la placa?
La idea comienza en el título. Narramos situaciones cotidianas en la vida, sean penas o alegrías. El hilo conductor son los sentimientos que despiertan un proyecto o un problema en las personas. No utilizamos demasiadas metáforas. Preferimos ser directos, viscerales y convincentes. Por esa razón, mucha gente suele identificarse con nuestro mensaje. Cuando veo al público cantar lo que componemos siento un gran orgullo. Estamos en el pico más alto de popularidad.

¿Cómo viven el reconocimiento de su público?
El cariño de los fans es algo que el dinero no puede comprar. Su compañía es fundamental para un grupo como el nuestro. Sabemos todo lo que hacen para seguirnos. Sentimos su fervor en cada concierto. Ellos también tienen la camiseta puesta: se hacen tatuajes, remeras y banderas. No lo veo en muchas bandas. Somos privilegiados porque sabemos que estamos lejos de ser artistas consagrados.

Compartir

Comentarios