La crisis pega con dureza en todos los frentes. Pero donde más duele, es en el conurbano, donde la mitad de sus habitantes no llegan a fin de mes. Así lo estableció un estudio realizado por la consultora Reyes-Filadoro y Asociados. El estudio también permitió determinar que ese deterioro se proyecta en el humor social, el nivel de desaprobación de la gestión del presidente Mauricio Macri y de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

La edición de agosto del Índice de Estabilidad Social del Conurbano dio cuenta que el 66% de los consultados reconoció que tuvo que reemplazar algún alimento o eliminarlo de su dieta por falta de dinero. El mismo porcentaje confió que ellos o algún miembro de su familia dejó de desayunar, almorzar o cenar por esa razón. En ese universo, el 75% sostiene que se vio obligado a pedir alimentos o a comer en un comedor del barrio.

La encuesta  fue realizada sobre 600 casos tomados en el territorio bonaerense, entre el 31 de agosto y el 3 de septiembre. Allí se indagó detalladamente, sobre la situación de la economía doméstica, el estado de ánimo personal, las expectativas económicas en un futuro cercano, el acceso a condiciones de vida satisfactorias y el nivel de acuerdo con los gobernantes de turno.

Uno de los frentes de las preguntas estuvo orientado a las dificultades para concluir el mes sin endeudarse. Requeridos sobre su capacidad de ahorro, el 50% de los entrevistados admitió que no le alcanza para llegar a fin de mes, el 39% que «no puede ahorrar pero llega» y el 11% que dice que puede «ahorrar algo».

El 54% confió que tuvo que pedir un crédito o dinero prestado para llegar a fin de mes, el 42 dijo que no fue necesario, pero «casi el 77% de quienes no llegan expresaron la necesidad de contraer deudas para afrontar sus obligaciones económicas».

La muestra, también preguntó a los encuestados si realizó algún trabajo extra como, por ejemplo, ofrecer un servicio o vender productos para que el dinero les alcanzara. El 62% dijo que sí y el 36% que no.

Otro dato de la realidad es que el 68%recibe o forma parte de una familia que recibe algún tipo de ayuda del Estado, pero el «92% de las personas que perciben ayuda estatal evalúa negativamente la gestión de Macri. Y el 84% opina que las medidas del gobierno benefician a la clase alta».

En lo que tiene que ver con el estado de ánimo y el nivel de frustración de los encuestados, el estudio pidió que eligieran una palabra para definir su situación personal. El 44% contestó que se sentía con bronca y el 34% frustrado. Sólo el 11% dijo sentirse conforme y el 7% entusiasmado. De ese modo, los sentimientos negativos ante la crisis llegaron al 78% de los consultados, los positivos al 18%, pero «quienes expresan mayor nivel de frustración son las personas que tienen entre 30 y 49 años».

Frente a la pregunta sobre la satisfacción de cada consultado con su vida personal, el 57% aseguró sentirse poco y nada satisfecho, mientras que el 42% afirmó estar satisfecho y muy satisfecho con su vida. La escala de humores que llega hasta la insatisfacción total registró cuatro porcentajes: el 12% eligió caracterizarse como «muy satisfecho» y el 30% optó por definirse como «satisfecho», pero en el plano negativo, el 37% aseguró estar «poco satisfecho» y el 20% sostuvo que está «nada satisfecho».

La encuesta remarca a renglón seguido, que «los más satisfechos con su vida personal son las personas que reportan una situación económica positiva en su hogar, tienen entre 50 y 59 años, título universitario y evalúan positivamente la gestión de Macri».

El abanico de percepciones sobre la gestión del Gobierno pone en el centro de la escena la economía. En esa dirección, el  54% opina que es «muy mala», el 28 la considera «mala», el 14 «buena y el 4 «muy buena».

En lo que atañe a la gobernadora María Eugenia Vidal también toma centralidad en el frente de las críticas. El 40% considera que es «muy mala» su gestión, el 28 opina que es «mala», el 19 la define como «buena» y el 13 como «muy buena”. Macri llega al 81% de apreciaciones negativas y Vidal al 68%, mientras que las positivas son del 19% para el Presidente y del 32% para la gobernadora.

Sobre las 15 medidas paliativas que anunció el Presidente luego de la maxidevaluación del 12 de marzo, el 75% los entrevistados consideraron que benefician a la «clase alta», mientras que un 5% opinó que es para la clase baja. La misma cifra se repite para la clase media y para todos por igual.

La encuesta finaliza con una pregunta inquietante: «¿Usted diría que está satisfecho con el funcionamiento de la democracia en Argentina?». El 33% contestó «nada satisfecho», el 38% consideró que está «poco satisfecho», el 21% «satisfecho» y el 8% «muy satisfecho». Las opiniones negativas llegan al 71% y las positivas al 29%, aunque el estudio pone de relieve que «el mayor nivel de insatisfacción se registra entre las personas que tienen dificultades económicas, no llegan a fin de mes y reciben ayuda del Estado».

NG