Hay malas noticias para el bolsillo. En el mes de mayo estaba previsto un incremento en la luz de 4%, pero por la suba del dólar y los cambios económicos, las transportadoras de energía exigirán un alza mayor en las boletas. El Ente Regulador Eléctrico dispuso en las últimas horas un aumento en la remuneración que perciben Transener y empresas regionales de transporte troncal con retroactividad al 1 de febrero.


En el caso de Transener la suba fue del 25,16%, muy similar a las demás firmas y por el momento solo se trasladará a los usuarios industriales que compran directamente a las generadoras.

Varios economistas señalaron que este mes se trasladó a todos los usuarios el ajuste semestral de ambas distribuidoras con compensación por no haberse aplicado en febrero, que era el mes que correspondia.

Por otra parte, se dió a conocer el aumento que corresponde al transporte y una fuente del ENRE afirmó que las resoluciones se dictaron justo antes de que Cammesa empiece a emitir las facturas de febrero.

Ante la advertencia del Fondo Monetario sobre la necesidad de ajustar más el gasto público, el Gobierno se vería obligado a trasladar por lo menos parte de la suba a toda la demanda. En primer lugar, el transporte posee una incidencia del 3 al 4% en la factura final de los consumidores, lo que significa que un aumento en torno al 25% significaría un alza del 1% en la boleta.

El Gobierno había anunciado el 27 de diciembre el aumento en el precio mayorista de la energía que se aplicaría el 1 de febrero. Pero se tomó el valor del dólar de esa fecha ($39,41), lo que implica que hay una revalorización del 10,8% tomando el cierre de de este martes.
Cammesa paga a las generadoras en pesos, pero según el valor del dólar, el aumento a aplicar en mayo en el precio mayorista de la energía y la potencia depende del tipo de cambio que se verifique a mediados de abril.

NG