Lo afirmó María Isabel Reinoso, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, en referencia a la deuda de 225 millones de pesos que el gobierno provincial no abona. Además informó que los medicamentos aumentaron casi un 10% y que el abastecimiento lo garantizaron desde las instituciones del rubro.

«La semana pasada fue muy crítica porque el lunes salió una droguería a dejar su stock en cero, el martes otra bajó los créditos a todas las farmacias, entonces intervenimos desde las instituciones para hacerlos reflexionar y que pongan uno cuota de racionalidad porque estábamos hablando de medicamentos», afirmó sobre el abastecimiento.

Y agregó «acordamos que las farmacias que dispensan, por lo menos tienen que reponer la unidades faltantes para que cuando lleguen los pacientes, estén los medicamentos».

Respecto a cómo influyó la suba del dólar en el precio de los medicamentos, Reinoso explico que el aumento promedio de la semana pasada fue de 7%, y desde el primero de agosto el acumulado es de 9,94.

Por otra parte, la también miembro de la Confederación de Farmacias Argentinas manifestó que la mayor preocupación que tiene hoy es el pago de las obras sociales. «Hay desfinanciamiento, estamos con un grave problema con el Programa Federal Incluir Salud, que le debe a la provincia de Buenos Aires 225 millones de pesos. El programa abarca a quienes no tienen seguridad social, madres de 7 hijos, discapacitados, que no tienen cobertura y desde la farmacia los atendemos al 100%, pero si la farmacia no cobra, el gobierno de la provincia no paga porque está gerenciado por IOMA», expresó.

En éste sentido, Reinoso, denunció que «no hay atención porque lo último que cobramos fue enero y en forma incompleta, estamos preocupados porque es un sector muy vulnerable pero la farmacia puso el hombro y nos encontramos con una deuda importante y un tema que no se resuelve».

Asismismo, planteó que otra problemática son los atrasos en los pagos de la seguridad social y pidió a PAMI y a IOMA, que acorten los plazos porque «no se puede comprar medicamentos, abonarlos a 15 días promedio y  estar esperando 70, 80 o 100 días para poder cobrar la prestación. Hoy, la farmacia no puede salir a buscar un crédito afuera por las altas tasas de interés».

«El financiamiento esta en cabeza del eslabon mas débil que es la farmacia», denunció. «Necesitamos que nos acorten los plazos o que nos paguen las prestaciones que dimos, no lo queremos para comprar dólares futuros, ni tenemos fondos de inversión, es para garantizar la reposición de medicamentos«.

Además, cuestionó al Ministerio de Economía bonaerense por desoir el reclamo para que «no nos cobre el impuesto a los ingresos brutos adelantado».

«Estamos hablando de medicamentos, un bien social y de 4500 farmacias en la provincia de Buenos Aires que todos los días atendemos a la gente que tiene problemas de salud y tratamos de que cumplan con los tratamientos», detalló.

Finalmente concluyó «la farmacia es una minipyme y nos van destruir si no sale el Estado a pagarnos lo que ya dispensamos».

Agenhoy