La Federación Agraria Buenos Aires, integrada por entidades de base opositoras a la conducción nacional federada de Carlos Achetoni, dio a conocer un duro documento de balance de la gestión provincial saliente de María Eugenia Vidal.

“Los chacareros bonaerenses nos encontramos frente a una situación crítica motivo de la desatención por parte de la provincia”, arrancaron para trazar una batería de cuestionamientos que fueron desde considerar que la Emergencia Agropecuaria fue “manipulada a antojo de los funcionarios” hasta subrayar la desinversión en seguridad rural, asistencia financiera “ausente” y la “calamidad” de los caminos.

“Lo que ha sucedido en el Sudoeste es el botón que basta para muestra, el gobierno de Vidal castigó no sólo tributariamente  a una región relegada y critica, sino que  tampoco se cumplió con  lo dispuesto  en le ley de desarrollo de la región”, enfatizaron para marcar que “la institución de la Emergencia Agropecuaria fue manipulada a antojo de los funcionarios y a espaldas de la realidad. Hoy se habla mucho de la sequía histórica del 2018, pero en realidad nunca se otorgaron tan pocos certificados de emergencia y ello expuso a los productores a las intimaciones de ARBA y AFIP impidiendo, en muchos casos,  seguir produciendo”.

En cuanto a la seguridad rural, la Federación Agraria Buenos Aires hizo foco crítico en una “enorme desinversión” en la que, “salvo esfuerzos locales puntuales”, observaron que el equipamiento de la fuerza “es insuficiente en capital humano y recursos materiales para cubrir la territorialidad del interior provincial”.

Sobre la asistencia financiera, se marcó que la misma “ha estado ausente” y que los productores más chicos y las Pymes agrarias “han encontrado en el Banco de la Provincia de Buenos Aires oídos sordos”.

 En esa línea, ahondaron: “Nuestra advertencia sobre los créditos UVA al sector, así como las tasas siderales y finalmente la interrupción material del crédito para nosotros nos puso en una vulnerabilidad inédita. El crédito es una herramienta fundamental para el chacarero, desde la Banca Pública  éste debe ser Orientado, Dirigido y Supervisado, de modo  que no se aproveche por los mismos de siempre, quienes suelen darle destino diferentes, muchas veces volcándose los recursos de los ahorristas bonaerenses a la timba financiera y no a la producción”.

Por otro lado, definieron como “una calamidad” los caminos rurales: “Son escasos los municipios que han continuado con instrumentos de gestión para el mantenimiento y reparación que permiten la participación chacarera y en ellos se nota la diferencia. El dinero del Inmobiliario Rural y de la Tasa Vial, en la mayoría de los casos mantiene un destino incierto, aunque sospechado, pero no fueron a mantener estas vías de comunicación y transporte en condiciones”.

En materia de aplicaciones de fitosanitarios, advirtieron que la provincia se posiciona “en la más profunda anarquía, producto de la política del avestruz”. “La conducción provincial prefirió gestionar desde la Capital Federal en lugar de mirar el interior. Es así como hoy hay más de 75 Ordenanzas municipales descoordinadas, los controles son prácticamente nulos y  la justicia intervino haciéndonos  pagar la mayoría que hacemos las cosas bien por culpa de los pocos que las hacen mal”, añadieron.

Al advertir que “la fijación de tarifas de transporte ha sido un negocio para intermediarios y un perjuicio para transportistas y productores”, cuestionaron: “Se renuevan  permanentemente  a la suba, pero en realidad el camión nunca llega a recibir lo que paga el chacarero, ya que unos pocos se quedan con un importante porcentaje y el gobierno provincial avaló esta maniobra pese a nuestras advertencias”.

Ante ese cuadro, enfatizaron: “Esta simple enumeración ejemplificativa da cuenta que tanto la Mesa Agropecuaria como los Consejos Consultivos del Banco Provincia para los federados han sido un lugar de acunamiento, donde un puñado de  rentistas asistían a escuchar la flauta Hamelin”.

Agenhoy