Eso sostuvo Sandra Marcela Jiménez, preandidata a concejal por el Frente de Todos en Florencio Varela, en diálogo con este medio.

Fue canillita en el Barrio Chacabuco durante muchos años, y desde los 15 años es militante social y política: «Comencé como canillita en el 2000 cuando me quedé sin trabajo por la otra crisis que tuvimos. Antes de eso, durante 12 años trabajé en una concesionaria. En el 98 me quedé sin trabajo, con dos nenes chiquitos. Mi marido ya se dedicaba a ser canillita y me sumé yo».

«Fue terrible»; recordó al respecto y añadió: «Sé lo que es no tener para comprar pañales; si bien mi mamá trabajaba, mis hermanos también se habían quedado sin laburo, con lo cual la única que llevaba el plato de comida era mi vieja, y yo encima con dos hijos, ella me ayudaba».

Respecto del su análisis de la actualidad, señaló: «Soy varelense, vivo en Barrio Chacabuco hace 25 años; en mi vida lo único que he hecho fue laburar. Quiero que a mis hijos no les falte nada; creo que ahora lo estamos pasando muy mal, basta ver alrededor de uno. Yo hago mucho trabajo social en los barrios y es muy crítica la situación».

«La gente me dice que no tiene para comer, ‘ayer no comimos y hoy no sabemos si vamos a comer'», manifestó y agregó: «Nos merecemos estar mejor, este gobierno nos está haciendo mucho daño. Queremos un gobierno provincial y nacional que se ocupe de nuestra educación, de nuestra salud y de nuestros abuelos, algunos de los cuales no compran su medicación para poder pagar la luz o la garrafa«.

En cuanto a autocríticas del espacio político al cual pertenece, Jiménez expresó: «Hay muchísimas; por empezar que apelemos a la unidad.»

Escuchá la nota completa:

Carolina Bisgarra