La gran jugada para que Vidal reciba $20 mil millones al año para obras

Compartir

*Por Jorge Joury

Fue una verdadera maniobra de ajedrez político. El Presidente quería un billete de lotería con el primer premio mayor asegurado para María Eugenia Vidal y lo logró. Después de una partida a matemática pura con los gobernadores, se llegó a buen puerto. Es el reconocimiento a la mujer que dos veces se alzó como ganadora de la madre de todas las batallas y puso a Cambiemos en las grandes ligas. La gobernadora ahora tendrá para disponer de algo así como 20 mil millones de pesos adicionales por año para sembrar de obras la Provincia y abonar el terreno para una posible reelección suya y la de su socio mayor, para el 2019. Con los nuevos recursos coparticipables que se acordaron, desaparecerá el polémico Fondo del Conurbano.
Después de la foto de Vidal con el titular de la Suprema Corte, Ricardo Lorenzetti, que puso al borde un ataque de nervios a los gobernadores, quienes veían vaciar parte de sus billeteras, los tiempos se anticiparon. Macri sacó de la galera la solución para darle a su primer espada, tras de 25 años de disputas, una situación más holgada en materia financiera. Con los nuevos recursos, Vidal puede respirar tranquila y salir del camino del endeudamiento. Ese fue el acuerdo que Macri consiguió con inteligencia en la mesa de negociación con los gobernadores. Les dio la tranquilidad a los mandatarios de que las cajas provinciales no perderán un solo centavo, salvo la renuncia a los 56 juicios identificados de Estados provinciales con el nacional y los ingresos por dejar de percibir una parte de lo recaudado por Impuesto al Cheque, que sería compensado con recursos nacionales.
Con esa estrategia, condicionó a los gobernadores para que pongan el lomo con el grueso de la reforma impositiva y ajusten sus cuentas públicas, a partir de la ley de responsabilidad fiscal.
“Presentamos una solución a un problema que ya lleva demasiados años, que es el Fondo del Conurbano bonaerense”, disparó con una sonrisa de dos plazas apenas iniciada la conferencia de prensa el ministro de Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio. “Una situación –agregó- que todos los gobernadores reconocen como injusta”.
“A partir de la propuesta que hoy les presentamos, entendemos que se puede solucionar sin que ese afecte las cuentas públicas provinciales”, agregó el funcionario que, minutos antes, formó parte de la reunión que los representantes de las 24 provincias mantuvieron con el presidente, Mauricio Macri.
De esta manera se pone fin a una historia que se remnta a la década del 90. El Fondo de Reparación Histórica del Conurbano Bonaerense nació en 1992. Fue una maniobra de seducción del entonces presidente Carlos Menem, para convencer a su vice, Eduardo Duhalde,para que se candidateara a la gobernación de Buenos Aires.
Aquella caja se fondeaba con el 10% de lo que se recauda con el impuesto a las ganancias. En 1995, mediante la ley 24.621, se limitó la transferencia a Buenos Aires en $ 650 millones, que entonces eran 650 millones de dólares, una verdadera montaña de dinero.
La medida, que implicaba repartir el exceso entre las provincias, no significaba demasiado sin inflación. Las arcas bonaerenses se llevaban prácticamente todo lo que se depositaba en la cuenta. Pero los aumentos de precios llegaron y el tope quedó hace 20 años congelado en aquel monto, y en pesos, obviamente . Según las últimas cuentas, se recaudan 51.000 millones de pesos, de los que Buenos Aires recibe aquellos noventosos 650 millones de pesos.
Hay que reconocer que Vidal tenía la idea fija de obtener una mayor equidad impositiva, antes de asumir. Por aquellos días, sus asesores tenían la orden de ponerse al hombro la discusión jurídica de ese tope, que su antecesor, Daniel Scioli jamás había dado signos de querer recapturar. “Uno de nuestros objetivos -decía el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, antes de que la gobernadora asuma, es discutir ese tope. Hoy, por ejemplo, un bonaerense recibe del Fondo de Reparación Histórica 40 pesos por año, mientras que el resto de los argentinos, en promedio, 2000 pesos.”
Vidal después del triunfo obtenido por su partido en octubre, comenzó a acelerar los tiempos. Durante la semana pasada mandó señales de buen augurio, al reunirse con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Y en la reunión de Macri con los gobernadores llegó con la foto bajo el brazo. Los mandatarios entendieron el mensaje y con la buena salida que les ofreció Macri, todos se fueron sonrientes de la reunión.
De esta manera, la Provincia acepta retirar el reclamo en la Corte con una solución gradual del tema del Fondo del Conurbano y las provincias no se verán afectadas.
Desde esta columna habíamos anticipado hace meses que antes de fin de año era casi seguro que la gobernadora iba a tener su billete de lotería con el premio mayor. Y ese día llegó y en horas se engrosó significativamente la billetera bonaerense. Vidal ahora tiene 20 mil millones de razones para festejar.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Compartir

Comentarios