El Historiador José María Losada analizó en #TodoConVos por la 97.7 la incidencia del 25 de Mayo en la historia argentina. Para él, «tiene una significación incluso superior al 9 de Julio. Marca el verdadero quiebre de lo que es la nueva y gloriosa nación que se levanta en la faz de la tierra, de lo que era la dominación española. Marca un antes y un después».

Explica que «es un intento de organización que marca un combate con la organización política, administrativa y económica del Virreynato. Comienza un proceso de revolución y de guerra entre los que propiciaban una solución administrada por los habitantes del virreynato, los criollos, y aquellos que querían seguir con la administración española. Casi podríamos decir que fue un proceso de guerra civil».

Para Losada, contrariamente a lo que suele decirse, en la Primera Junta había matices pero no posturas encontradas. En ese sentido aclara que «Saavedra tenía sus métodos pero era tan patriota como Moreno, que pasó a la historia por tener tiempos políticos más vertiginosos. Esas eran las diferencias. Si tomás como cierto el «Plan de Operaciones» de Moreno, que está bastante discutido, nos encontramos con un personaje más cercano a una concepción jacobina, mientras que Saavedra era más tiempista. Quería incorporar a los diputados del interior, lo cual le da un tempo más cansino, pero a la postre es independentista».

Y profundiza en ese sentido que «no hay evidencias sobre el supuesto asesinato de Moreno en alta mar. Suena más a fantasía histórica. Ya había perdido la interna en la Junta, es probable que con las condiciones sanitarias de la época se haya descompuesto y haya sido mal medicado», señaló.

Para el historiador, hay todo un grupo político que venía generando un proceso que desemboca en el 25 de mayo. «French y Berutti eran los que tenían contactos con el bajo pueblo, los orilleros, los que vivían más en las afueras. Se trataba de llevar a esa gente a la plaza. Incluso dentro del Cabildo los patriotas logran infiltrar gente armada por si la situación se descontrolaba. Berutti era cartero, y no entregaba la convocatoria a los que sabían que apoyaban a los realistas».

Y concluye: «Quizás el 25 de mayo no tuvo gran participación popular, no fue un ’17 de octubre’, pero sí fue una operación política de un sector destacado de la sociedad de entonces, criollos en su mayoría, que buscaban ciertos márgenes de emancipación española, pero que sí tiene enseguida un gran apoyo popular».

Escuchá la nota completa acá.

Liliana Lopez