El sábado, ochenta instrumentistas varelenses viajaron desde Ingeniero Allan Capital Federal para conquistar la Usina del Arte en La Boca.

El debut no sólo fue de los músicos, también de sus más fieles espectadores. Ante un auditorio colmado, irrumpieron en escena con seguridad e irreverencia para interpretar con tenacidad cada pieza que musicalizaba la historia de un caracol y una mariposa sumamente compinches separados por un suceso inesperado que marcó el inicio de una búsqueda desopilante para volver a compartir juntos nuevas aventuras.

Del evento participó el intendente, Andrés Watson, quien observó la actuación en primera fila junto a la Secretaria de Cultura y Educación, Julieta Pereyra. Tanto los funcionarios como el público quedaron atónitos tras la majestuosa performance que culminó con una estruendosa ovación para agasajar a los jóvenes artistas.

Viví un momento inolvidable. No esperaba semejante recibimiento. Resultó una sorpresa pero también una enorme alegría después de tres meses intensos para preparar todo el repertorio”, confesó Milena, violoncellista del ensamble musical consumada la función.

El show tuvo múltiples matices: situaciones desopilantes, pasajes de tensión, escenas emotivas, mucha interacción y una moraleja que incentivaba la reflexión sobre la libertad.

En ese contexto, la Orquesta adquirió un papel trascendental para musicalizar con precisión cada tramo de la historia.

El marco fue imponente pero estábamos listos para enfrentarlo. Redondeamos un gran producto protagonizado por niños desde los ocho hasta los diez años. Una alegría tremenda para todos ellos que ensayaron con muchísimo entusiasmo y responsabilidad”, afirmó su Director, Adrián Ferrario.

LF