La peor cara de la crisis apareció en Olavarría. En esa ciudad, catorce chicos y dos adultos tuvieron que ser hospitalizados luego de que se intoxicaran por ingerir alimentos desde un basural en el barrio Lourdes.

El caso fue difundido por una organización social que alertó sobre la situación de pobreza e indigencia que se vive en esa ciudad. El incidente se dio cuando las familias utilizaron una bolsa que decía “sal” pero en realidad se trataba de Bromato de potasio, un químico que les produjo una seria intoxicación a las personas que habían recolectado alimentos desde un basurero. Según pudo saber este medio, sus cuadros de salud evolucionan favorablemente. 

“En el día de hoy varias compañeras que transitan nuestra Casa, compartieron un guiso. Realizaron esta acción para dar respuesta a la difícil situación que atraviesa el barrio Lourdes. Estas familias, como muchas otras, recogen ciertos alimentos de la basura que por la crisis en la que estamos sumidos no pueden comprarlos”, señalaron desde la Casa Popular Valeria, en un comunicado.

El químico utilizado efectivamente es un tipo de sal iónica que las familias confundieron con sal común y provocó la intoxicación de los 14 menores y dos adultos.

Desde las organizaciones que conforman la denominada Mesa Social, destacaron que en Olavarría se incrementan la cantidad de personas que busca alimentos en los basurales y por eso reclamaron que el intendente Ezequiel Galli declare la Emergencia Alimentaria, a la par de las consignas que instalaron las principales organizaciones sociales del país. De hecho, los concejales de la oposición ya habían intentado avanzar con esa medida, pero el oficialismo la rechazó en el Concejo Deliberante local. 

“Al igual que muchas, esta familia busca comida en la basura, llevando a su hogar diferentes alimentos e ingredientes que no pueden obtener de otra manera debido a sus bajos recursos”, finalizaron.

Jorge Joury