La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, admitió en Washington que el FMI «subestimó» la situación complicada de Argentina al inicio del programa con el FMI. Pero que ahora tiene “esperanzas” sobre el futuro de la economía de nuestro país y que cree que, si el programa actual se sigue aplicando con “continuidad”, será exitoso para los argentinos.

En una charla organizada por el American Enterprise Institute –un centro de análisis de Washington— sobre los desafíos de la economía global, Lagarde admitió las dificultades que enfrentó la economía argentina. “Fue una situación increíblemente complicada”, dijo y agregó que “varios actores –entre los que me incluyo—subestimamos la situación” cuando se comenzó a negociar el programa de financiamiento a nuestro país.

Señaló que hubo una “herencia muy dura” del gobierno anterior al de Mauricio Macri y que la inflación “fue mucho más resiliente de lo que habíamos pensado” y que controlarla “tomó mucho más tiempo de lo que habíamos anticipado”.

Sin embargo, afirmó que la economía “ha mejorado y continuará mejorando”.

Lagarde viajará a Japón este fin de semana para la reunión de ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales del G-20 en Fukuoka. Allí tiene previsto reunirse el sábado con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Ambos se vieron por última vez en abril, en Washington, durante la reunión anual del FMI y el Banco Mundial, cuando el gobierno argentino buscaba que el Fondo le diera permiso para intervenir en el mercado cambiario, algo que finalmente logró. Lagarde dijo que el dólar era un «barómetro de la gente».

LF