Así lo expresó por la 97.7, Mirna Gamarra, instructora en masajes con discapacidad visual y miembro de En Buenas Manos. Además, aseguró que la organización, “ha sido el primer trabajo de muchas personas que no han podido insertarse en otro ámbito”.

En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, en representación de la organización “En Buenas Manos”, la masajista Mirna Gamarra, dialogó con la 97.7 sobre la labor que realizan a diario.

“Desde la organización tratamos de apalear el tema de la desocupación dentro de la población de personas con discapacidad. Nació en 2011 pensando en cómo nosotros podíamos llega a ser tenidos en cuenta por una empresa. Generalmente en las empresas no saben en qué se  puede desempeñar una persona con discapacidad, ese es el gran desconocimiento que hay”, expresó por la 97.7, Mirna Gamarra, instructora en masajes con discapacidad visual.

Y agregó: “La primera vez que pisé una empresa para brindar un servicio, me resultó muy bueno. Jamás pensé poder entrar por ejemplo a uno de esos edificios importantes de Puerto Madero. Nunca podía tener un trabajo estable y por esto para mi es gran paso”.

En Buenas Manos ha sido el primer trabajo de muchas personas que no han podido insertarse en otro ámbito. Sería interesante que las empresas empiecen a tomar en cuenta las capacidades que tienen las personas con discapacidad para trabajar, no solo en masajes sino en diferentes tareas. Que es una persona responsable que puede valerse por sí mismo”, concluyó por la 97.7, Mirna Gamarra.

Fundada en junio de 2011 bajo la premisa de que las personas con  discapacidad pueden trabajar, En Buenas Manos comenzó su camino ofreciendo un servicio de Masajes Relajantes en empresas brindados por personas ciegas.

Conforme creció la demanda, se fueron reclutando y capacitando profesionales para brindar un tipo de masaje que contemplara la dosis justa de presiones, amasamientos, golpeteos y movimientos suaves. El alivio de tensiones que se lograba en 15 minutos gracias al servicio fue sólo uno de los factores por los cuales el nombre de En Buenas Manos empezó a circular con más fuerza en el ámbito corporativo.

Los resultados favorables de esta experiencia demostraron la sustentabilidad del proyecto y promovieron la búsqueda de nuevos emprendimientos.

Melisa Delgado Niglia