Compartir

La Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) denunció el cierre de 7 mil empresas en la Provincia y repudió el acuerdo que firmó el gobierno con el FMI, detallando las consecuencias que tendrá para el sector. Plantearon un diagnóstico negro para la producción, ya que el Gobierno buscará “lograr el equilibrio fiscal mediante un mayor ajuste en los gastos”. Pese a que hace poco la gobernadora María Eugenia Vidal anunció beneficios para el sector, las Pymes enviaron un comunicado que dejó en claro las pocas expectativas que tendrán respecto al crecimiento a partir del acuerdo que firmó el gobierno con el Fondo Monetario Internacional.El acuerdo se dará “a costa de la consolidación y aceleramiento del programa de ajuste, enfriamiento de la actividad, desregulación y apertura económica”.
A la ya emergente situación, debido a más de 7 mil cierres de Pequeñas y Medianas empresas en la provincia, ahora el sector deberá aguantar los coletazos que significará un mayor ajuste y medidas restrictivas que impondrá la administración de Mauricio Macri.
Tras el anuncio del equipo económico, la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) advirtió que lo expresado por el ministro de Hacienda Dujovne y compañía, no era “una buena noticia para las Pymes y la producción nacional”.
“La entidad observa que el programa acordado con el FMI no se dirige a sustentar inversiones productivas ni para el desarrollo local. El monto total del préstamo, por 50.000 millones de dólares, se destinará a lograr el `equilibrio fiscal´ mediante un mayor ajuste en los gastos, a fin de garantizar el pago de intereses de la gigantesca deuda tomada por la actual administración”, señalaron.
Un gigantesco préstamos que para el sector “evitará el descalabro final de las cuentas públicas” en caso que el plan tenga “éxito”, pero que de ser así se dará “a costa de la consolidación y aceleramiento del programa de ajuste, enfriamiento de la actividad, desregulación y apertura económica”.
A su vez, advirtieron que las pautas a cumplir con el FMI a cambio de los sucesivos desembolsos del préstamo implican “avanzar con recortes sobre los recursos del Estado, la obra pública y las cuentas provinciales, junto con una mayor liberalización comercial y un dólar `flotante´”.
Para APYME, esto significará mayor devaluación en lo inmediato y más aumentos de las “ya impagables” tarifas energéticas. “La inflación en alza (que ya no tiene “metas” pare este año), continuará erosionando el poder adquisitivo de la población, con el consiguiente achicamiento del mercado interno, base de los ingresos de las Pymes, las economías regionales, los pequeños y mediamos productores y la economía social”, indicaron en un comunicado.
Por eso concluyeron, que en este panorama “no hay ninguna expectativa favorable para las Pymes”, que incluso ya se encontraban “en emergencia” por los tarifazos, “el ahogo fiscal y financiero, las importaciones y la continua caída en las ventas”.

Compartir

Comentarios