El aumento de precios de las verduras no tiene freno. Durante la primera quincena de abril se observó una suba promedio de 18% en el mercado mayorista, según los precios que publica a diario el Mercado Central.

Los incrementos más importantes  se dieron en choclo, espinaca y tomate. También hay una fuerte dispersión de precios. El kilo de cebolla puede venderse entre 57 y 90 pesos según el supermercado, es decir, una diferencia de 58 por ciento. Así se desprende de un informe realizado por la entidad Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco).

El mes pasado, el Indec informó que la categoría estacionales fue la de mayor aumento, con 4,9 por ciento, con subas destacadas en frutas y verduras, tubérculos y legumbres.

El presidente de Deuco, Pedro Bussetti, se mostró crítico con los aumentos: “No hay alza de los combustibles, ni de peajes que no se cobran, el transporte de carga no aumentó los fletes, pero las verduras siguen aumentando”. En tanto, desde el mercado mayorista explican que hay ciertos problemas en la logística por los controles.

El relevamiento fue realizado entre el 6 y 17 de abril en base a los precios promedios de cada verdura. Si bien la política de Precios Máximos fue prorrogada por el Ministerio de Desarrollo Productivo, en los listados no hay frutas y verduras por la estacionalidad.

Las verduras aumentaron en promedio 18 por ciento, pero las mayores subas fueron: choclo, 75 por ciento; espinaca, 62; tomate, 58; berenjena, 53; brócoli, 53; remolacha, 42; y zapallito, 39 por ciento. Bussetti explicó que en frutas no realizaron relevamiento dado que los aumentos no fueron tan importantes.Por su parte, el consultor frutihortícula Mariano Winograd explicó que los aumentos son típicos de esta época: “Cuando termina el verano desaparece el choclo de Mar del Plata y empieza el de Salta, que tiene mayores costos de producción porque se prevé para la producción de invierno y tiene más flete, por lo que es lógico que haya un poco menos de oferta y más de costo”.

Algo similar ocurrió con el tomate: “Terminó la oferta desde Mar del Plata y hasta que aparece el de Corrientes y Salta se produce menor abastecimiento y calidad». Con respecto a la espinaca, agregó: “Hubo un boom de demanda de productos verdes y frescos para cocinar en la cuarentena, que explican las subas en acelga y espinaca”.

En tanto, también hubo verduras que registraron rebajas en sus precios en el Mercado Central, según Deuco. Estas fueron la batata, que bajó 2,6 por ciento, y la lechuga, en un 1 por ciento. Winograd detalló que tiene que ver con la baja en la demanda producto de los hábitos de consumo durante el aislamiento. “Los consumidores tienen más interés en la papa, que es más versátil que la batata. En cuanto a la lechuga, prefieren hortalizas que se puedan cocinar, hay una cierta idea de que cocinando no corre riesgos”, afirmó

También se registra una fuerte dispersión de precios en supermercados y comercios de proximidad. El kilo de tomate puede variar entre 80 y 130 pesos. Una diferencia de 62 por ciento. El de lechuga entre 58 y 90 pesos, una variación de 55 por ciento. El de papa negra entre 30 y 40 pesos, una diferencia del 33 por ciento. Los datos fueron relevados por Deuco el día 17 de abril.

LF