Apoyado en la mayoría con la que cuenta en el Concejo Deliberante, el intendente de Morón y ex marido de María Eugenia Vidal, Ramiro Tagliaferro, logró aprobar los gastos del 2018 en medio de un verdadero escándalo. La oposición denuncia que no mostró ni un documento que justifique las erogaciones.

El intendente PRO hizo uso de su mayoría automática y logró que el Concejo Deliberante apruebe el expediente donde se da cuenta de la utilización de los recursos municipales durante el ejercicio 2018. 


La votación estuvo empatada en 12 y definió a favor del oficialismo la presidenta del Concejo, la macrista  Analía Zappulla. Los bloques de Unidad Ciudadana, Frente Renovador- PJ, Frente Renovador Tercera Posición, PJ y GEN, votaron en contra.


La concelaja de Unidad Ciudadana Paula Majdanski explicó que «en la sesión se tenía que trabajar sobre los pliegos, los datos de la rendición de cuentas pero no estuvieron. Ni por parte del Ejecutivo, ni por parte de los concejales». 


«Hicieron propaganda de Gobierno sobre las lamparitas cambiadas en los colegios o diferentes arreglos, que no están mal en sí y desde Unidad Ciudadana lo dejamos expresado en las alocuciones, pero no hay datos respaldatarios de las licitaciones ni de ninguno de los medios por los que se llevaron a cabo», detalló la edil opositora a la gestión del ex marido de la gobernadora Vidal. 


«Sin embargo, el oficialismo sí da cuenta de los empleados creados por Flybondi, que es una empresa privada», agregó Majdanski. 
La sesión duró 9 horas y estuvo llena de chicanas y reproches, por parte de Cambiemos, ante los reclamos de la oposición para poder revisar los expedientes de las obras realizadas. 

Carolina Bisgarra