Llega la carne “larga vida”

Compartir

En poco tiempo, la carne, el pollo y el pescado serán “larga vida” y podrán guardarse en la despensa durante meses, como sucede con la leche. Lo mismo sucederá en los supermercados, donde estos alimentos podrán exigirse en las góndolas, lejos de las zona refrigerada.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) modificó el Código Alimentario Argentino para permitir la irradiación de ocho categorías de alimentos: los bulbos, tubérculos y raíces; frutas y vegetales frescos; cereales y sus harinas, legumbres, semillas, oleaginosas, frutas secas; vegetales y frutas desecadas, hierbas secas y tés de hierbas; hongos de cultivo comestible; pescados y mariscos; aves, carne bovina, porcina y caprina y alimentos de origen animal desecados.

Hasta el momento, este tratamiento solo estaba permitido en papa, cebolla, ajo, espárragos, champiñones, frutillas, especies y condimentos. En el caso de la papa se aplica esta técnica para inhibir la brotación de raíces y así prolongar su vida útil. Se calcula que a nivel mundial, se pierden un 30% de alimentos por no ser tratados con procesos de conservación.

Compartir

Comentarios