12/05/2017 | 11:26

Lo que puede pasar en las elecciones de octubre, frente al avance del voto bolsillo


Lo que puede pasar en las elecciones de octubre, frente al avance del voto bolsillo

*Por Jorge Joury

María Eugenia Vidal, la mujer con mejor imagen dentro de Cambiemos, lleva un elefante sobre sus hombros. Tiene la enorme responsabilidad de conducir a la victoria a la lista del oficialismo en la madre de todas las batallas. En las elecciones de octubre, la tarea no será sencilla. La gobernadora camina sobre un río de hielo de fina capa, donde las profundidades están plagadas de tiburones hambrientos. La noche polar de la economía, aparece como un sobrepeso difícil de remontar para los días de campaña que le esperan. La oposición, huele a desazón en la gente y ya anunció que meterá el bisturí a fondo por el lado del bolsillo, el órgano más sensible del electorado. Es el que más le duele al Gobierno. En esa dirección, algunas encuestas señalan que más de siete de cada diez argentinos son fuertemente críticos hacia las políticas de la Casa Rosada.
La inflación, la falta de actividad y la caída en las ventas, son algunos de los factores negativos. La frase “no llego a fin de mes”, crece con fuerza en miles de hogares del Gran Buenos Aires, donde están los votos que definen una elección. En ese mar crispado por las angustias, el principal temor es perder el empleo. Eduardo Duhalde, que lleva en la piel las cicatrices de la crisis del 2001, pidió en estos días rezar por Macri, frente a la cara de tristeza que presenta el conurbano profundo, donde lamentablemente en muchas zonas se come una vez al día y ha reaparecido el canje de alimentos, un detonador que patentiza lo mal que la está pasando la gente.
Sergio Massa, también apuntó a la cabeza del Gobierno, al manifestar que: “Macri no tiene plan económico”. Scioli tampoco se quedó atrás y se sumó al coro .Señaló que “si gana Cambiemos vendrá la segunda etapa del ajuste”. Las voces son cada vez más fuertes, frente a la debilidad del Gobierno de no poder defenderse con números optimistas. Los funcionarios se ha quedado sin nafta y no tienen como justificar la demora en llegar de los tan esperados brotes verdes. Los sondeos de opinión aseguran que lo que incide hoy en las futuras decisiones es la economía, que será un factor determinante a la hora de ir a las urnas.
Los que se inclinan por tomar el camino del voto bolsillo representan un 45% de las personas. En cambio, los que pondrán sus fichas a los candidatos del oficialismo, alcanzan un 31%.Pero en este caso, ninguno dice que lo hará por razones económicas, sino políticas. Los que no tienen decidido su voto, que son aproximadamente un 25%, igualmente tienen una visión más que crítica del Gobierno y reconocen que eso puede llevarlos a tomar la decisión a la hora del voto. Estas conclusiones, tienen que ver con una gran encuesta a nivel nacional donde se entrevistaron 1.200 personas por vía telefónica, respetándose las proporciones por sexo, edad y nivel socioeconómico. Es la más reciente que se conoce y la realizó el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que dirige Roberto Bacman.
De esta manera, el escenario político comienza a mostrar su primer postal en la Provincia, ya que las tres fuerzas que están en debate en la disputa electoral, empiezan a mostrar sus cartas para dar la pelea en octubre.
El analista político Ricardo Rouvier, sostiene que la disputa se focaliza por estas horas, en tres frentes políticos principales: FpV – PJ, Cambiemos y el FR”. Al hacer el diagnóstico por cada espacio, Rouvier agregó que “ Cambiemos despejó su camino al definir a Carrió como candidata en CABA y dejó el eje principal de campaña con Vidal”. Explicó que a ese espacio “no interesa tanto el candidato”. Está claro, que será Vidal la cara visible. Ante la posibilidad de la candidatura a senador de Esteban Bullrich, actual ministro de Educación de la Nación, aseguró el politólogo que “no es conocido por todos, ni registrado en la Provincia y se ubica por debajo de Carrió por varios puntos”. Para el Rouvier, lo que pesa “es el nombre de Cambiemos y la chapa de Vidal”, quien en estos momentos ostenta la mejor imagen del gobierno, aún por sobre la de Macri. Con Carrió en la capital federal, Vidal tiene el terreno despejado, tomó la iniciativa de salir a timbrear por el conurbano y ya se ha convertido la nave insignia de la campaña. Tratará así, de empujar a Bullrich que encabezará la lista y es probable que se sume Graciela Ocaña.
Al repasar la situación del Frente para la Victoria y la disputa entre el peronismo clásico y el kirchnerismo, Rouvier resaltó que “el mejor candidato en la Provincia es Cristina Kirchner, que hasta le saca ventaja a Carrió”.
Consideró que el escenario es “complejo” para este espacio, porque “hay dos fuerzas internas. Una quiere ir con lista única. Esto es impulsado por el PJ provincial, vía Verónica Magario, intendenta de La Matanza y Fernando Espinoza. Ambos hacen esfuerzos para en algo casi imposible: llegar a un acuerdo de unidad entre peronismo y kirchnerismo.
Por otro lado, señaló que “la otra fuerza, encabezada por el ex ministro de Transporte, Florencio Randazzo, tiene la intención de ir por una disputa interna en las PASO”. Para Rouvier esta circunstancia “es una tensión partidaria que estamos viendo y no sabemos cómo se va a resolver”.
En lo que atañe al Frente Renovador, para el politólogo, “tiene el problema de la polarización. Están luchando para contrarrestarlo”. A su vez, sobre la perfomance electoral, opinó que “no es tanto el nombre de la alianza” lo que influye en la gente, “sino Massa como candidato”. Sin embargo, deslizó que “no sabemos si la formula será Massa como senador nacional con Stolbizer”. El tigrense, lo que está haciendo es caminar el interior de la Provincia para buscar votos en la avenida del medio, frente a un escenario de polarización estimulado por el gobierno y aceptado por el kirchnerismo.”Mientras el FR lucha contra la polarización, va a ser difícil la presión para evitarlo”, dijo Rouvier. Frente a la posibilidad de una interna en el FpV-PJ, el especialista cree que “es probable que haya solamente una PASO y será la del FpV-PJ. El resto tendrá lista única”.Sobre las perspectivas de Florencio Randazzo, añadió que “no lo hemos medido porque es reciente su aparición y faltan todavía unas semanas para sondearlo con las distintas alternativas, que pueden ser CFK, Magario o Scioli. No sabemos”.
En el caso de Daniel Scioli, el sociólogo reconoció que “salió herido luego del balotaje, pero ha desarrollado todo un esfuerzo de reconstrucción del consenso. Alcanza un nivel de popularidad y un voto consolidado, que es menor del que tuvo, pero es un caudal importante que puede acrecentarlo o no.Es una figura bisagra, que intenta unir peronismo y kirchnerismo, pero por el nivel de conflicto y contradicción, es muy probable que no lo consiga”. Aseguró además, que “la posibilidad unificación pasa exclusivamente por Cristina. Si no es ella, que es una figura importante, podría haber elecciones internas”.
A todo esto, desde la visión del encuestador Bacman, “sigue vigente el clima de época adverso en relación a la economía” y advierte que es la principal preocupación de los argentinos con el 53% de las menciones en su última medición, dentro de las cuales un 26% posee una percepción de que con lo que gana no llega a fin de mes. Si a esto se le suma, el temor del 20,3% por la desocupación, la inquietud por la economía involucra a más de siete de cada diez argentinos. Frente a este cuadro de situación, el oficialismo cambio su estrategia en las últimas semanas. Nada tiene para poner en vidriera en esa materia. Los números del INDEC son claros y demuestran que no hay crecimiento del empleo, ni de la actividad. Los tarifazos pegan fuerte en todos los frentes y la oposición ha instalado que Macri favorece a los ricos. Recién llegado de Estados Unidos, donde recibió el respaldo de Donald Trump, A mauricio Macri no lo dejaron saborear el éxito ni medio día. El Presidente visitó el rompehielos Almirante Irizar que viene de haber sido sometido a un proceso de reconstrucción y modernización para volver a estar en servicio y le gritaron: “no hay trabajo, Macri”.
Lo que acaba de imponer el Gobierno por estas horas con mayor dureza en su agenda política es correr su relato hacia el lado que mayor lo favorece. El objetivo es saturar de obras y anuncios para demostrar que hay gestión. En lo que tiene que ver con la política, el mensaje es no aflojar en la pulseada docente, calificar de “mafiosos” a los dirigentes gremiales, imponer la idea de que el Estado era un aguantadero de la política y ampliar todo lo que se pueda la grieta entre la concepción antikirchnerismo y antiperonismo. En otras palabras, proyectar la película del pasado y el futuro, que se enfrentan en octubre a cara de perro. Encima, las primeras espadas del Presidente se frotan las manos ante la reaparición del polémico ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien anunció sus intenciones de colarse en las listas. En unas elecciones que le costarán al Estado unos 6 mil millones de pesos, Macri también ha decidido blindar su nucleo duro y detener la sangría que día tras día se produce en la periferia de sus adeptos, muchos de ellos decepcionados con la política económica. Desde la Casa Rosada, se apunta a polarizar todo lo que se pueda con CFK, cuya candidatura todavía es un enigma. En esa dirección, apuntan a ensanchar la fragmentación del PJ. Al no haber hoy un sistema bipartidista, el beneficio que pueda sacar Cambiemos está focalizado en el juego de las divisiones en la oposición. Si lo consigue, estirará el sueño de Macri más allá del 2019. Con solo cinco distritos en poder de la alianza gobernante a nivel nacional, y en un año donde las elecciones son regionales, el oficialismo está obligado a jugar todas sus cartas. Como mínimo debe imponerse en Jujuy, Corrientes, Mendoza, Buenos Aires y la Capital Federal. La moneda está en el aire.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la Universidad Nacional de La Plata.Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...