Lorenzino y Kicillof explicaron en la Cámara de Senadores los alcances de la reapertura del canje de deuda

Compartir

Los funcionarios se presentaron ante el plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Economía y Finanzas, que se reunió en el Salón Azul de la Cámara alta, donde se inició el debate del proyecto de ley que permitirá reabrir una negociación con los bonistas que quedaron fuera del canje de deuda anterior.

Durante la exposición, Lorenzino aclaró que el cobro en la Argentina con legislación local será una opción voluntaria para los acreedores que adhieran al canje. “Quiero aclarar esto, no debe interpretarse como una decisión unilateral de alterar ningún mecanismo de pago; lo vemos como una opción voluntaria, eventual para los acreedores que crean más conveniente renunciar a los derechos que le da la ley americana y aceptar en los mismos términos para el Estado otra legislación”, explicó.

Dijo que “esto es algo que preocupa a muchos tenedores, por eso creemos que es importante para brindar total certidumbre, aclararles que lo que eventualmente se pondrá a disposición es una opción voluntaria de un instrumento con legislación local

Durante la exposición, Lorenzino, aseguró que la política de desendeudamiento que se ha llevado adelante desde 2003 permitió que “la deuda represente menos del 10 por ciento del PIB”.

Tras remarcar “el papel preponderante de los canjes, que muy claramente permitieron que la deuda con sector privado dejara de ser condicionante”, recordó que el próximo 12 de septiembre la Argentina “va a hacer frente al pago final de Bonar 7, unos 2.070 millones de dólares”.

El ministro de Economía, aseguró también que la Argentina “hace 10 años que paga sistematicamente” y que ha cumplido con sus compromisos de deuda y lo va a seguir haciendo. Asimismo dijo que el fallo de la cá- mara de Nueva York “vuelve a traer incertidumbre sobre la voluntad y capacidad de pago de Argentina; por eso hace unos días decía no nos van a llevar a un escenario como 2001”.

Por su parte, Kicillof, comparó la política de desendeudamiento con épocas anteriores en las que “la deuda crecía de manera exponencial”. “Este proceso, ésta bola de nieve de endeudamiento se nos cayó la estantería encima y vino el default”, recordó. El funcionario, afirmó además que con el blindaje “estábamos en una situación de default encubierto”.

El blindaje “era imposible, lo sabía todo el mundo, era incobrable”, el objetivo era “endeudarnos más y someternos, y restarnos soberanía e independencia económica”, remarcó Kicillof.

Comentarios