Un informe realizado por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), estableció que en octubre la brecha de valores entre el productor y el consumidor de productos agrícolas bajó un 1%, por lo que los alimentos que llegaron a la mesa familiar costaron 5,4 veces más que a su salida del campo.

«En promedio, los clientes pagaron 5,4 veces más de lo que cobró el productor por los productos en la tranquera de sus campos, cuando en septiembre la diferencia fue de 5,5 veces y en agosto de 5,6», detalla el informe.

Asimismo, la CAME explicó que los «alimentos con mayores brechas en octubre fueron: limón, donde el precio se multiplicó por 19 veces desde que salió del campo, naranja con una multiplicación de 10,5 veces, pera (9,3 veces), manzana roja (7,9 veces), lechuga (7,1 veces) y zanahoria (6,2 veces)».

En tanto, otros alimentos tuvieron bajas, como fue el caso del huevo (2,25 veces), la papa (2,42 veces), el tomate (2,71 veces), el pollo (2,77) y la berenjena con una desigualdad de 3,22 veces.

«La leve mejora en la brecha entre precio de origen y destino aumentó la participación promedio del productor en el precio final del alimento, que subió 4,5%, a 23,2%», aseguraron desde la CAME.

AgenHoy Digital