En el marco de la crisis generada por el aislamiento obligatorio, los bancos de capital nacional otorgaron ya más de $10.000 millones en créditos al 24% de interés anual para el pago de salarios de micro, pequeñas y medianas empresas (Mi Pymes), de acuerdo a la medida establecida por el gobierno nacional, en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Así lo indicó un relevamiento realizado por la Asociación de Bancos de Argentina (Adeba) entre sus asociados, con corte al pasado viernes 3 de abril. El dato se da a conocer en medio de denuncias de asociaciones de Pymes que aseguran que las entidades financieras privadas «se niegan» a otorgar los créditos a baja tasa que dispuso el Gobierno.

Según los datos de Adeba, los bancos ya comprometieron un monto de financiamiento superior a los $10.000 millones con sus clientes, a un promedio de $ 1.400.000 por empresa y con una tasa nominal anual (TNA) de entre 22 y 24%, dependiendo de la entidad.

«Las entidades que participaron de la encuesta representan el 80% de los créditos otorgados por banca privada nacional. Adicionalmente a las asistencias para pago de salarios, los bancos ampliaron líneas y acuerdos en cuenta corriente a sus clientes, a fin de atender otro tipo de necesidades de las empresas», aseguró Adeba en un comunicado.

El presidente Alberto Fernández lanzó una advertencia a los bancos privados para que comiencen a otorgar las líneas de financiamiento. «Espero que el lunes no tengan excusas y empiecen a dar los créditos», indicó y explicó: «Los bancos además fueron los grandes ganadores en los últimos años. Los bancos en la Argentina hace más de cuatro años vienen prestándole plata al Banco Central y sacan resultados extraordinarios financiando al Banco Central».

Asimismo, el Ministerio de Desarrollo Productivo puso en marcha el Fondo de Garantías Argentino (Fogar), al que destinará $ 30.000 millones para dar certidumbre a los bancos y que, de este modo, faciliten el acceso de monotributistas y mipymes a estos créditos.

«Está previsto que esta semana los bancos continúen dando asistencia a sus clientes y, de esta manera, la cifra de $10.000 millones sea sobrepasada», aseguraron desde Adeba.

Las líneas de financiamiento, vigentes en algunos bancos desde hace casi dos semanas, fueron impulsadas por el Banco Central (BCRA) que liberó a las entidades financieras cerca de $ 300.000 millones en liquidez a través de la Comunicación A 6943.

El Central también habilitó a los bancos a aumentar su tenencia de Letras de Liquidez (Leliq), siempre y cuando presten a las empresas más del 70% del dinero que les fue liberado en concepto de baja de encajes.

Esta medida permitió que el crédito productivo saltara en marzo. En un solo mes, los adelantos y los documentos, que son los préstamos de corto plazo usados para financiar capital de trabajo, crecieron 24,4% y 6,4% en términos reales. Se trata del primer repunte notorio, tras meses de caída y estancamiento.

«La medida ajusta los incentivos a las entidades financieras para que potencien la línea de crédito a las pequeñas y medianas empresas para pagar los sueldos de sus empleados», explicó días atrás el BCRA en un comunicado.

Para ayudar a las empresas la autoridad monetaria permitió a su vez que, hasta septiembre de 2020, se añadan 60 días de plazo para cada categoría de deudor y, para sostener la capacidad prestable, se suspenda hasta el 30 de julio la posibilidad de distribución de resultados por parte de las entidades financieras.

Liliana Lopez