En una clara intención por usufructuar su propia «tribuna» empresarial, las grandes cadenas de hipermercados dudaron de que una futura ley de góndolas permita bajar los precios y hasta plantearon que podría traer distorsiones en el abastecimiento.

En el último panel de las jornadas organizadas por la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), el titular de La Anónima, Federico Braun, estimó respecto de la normativa en discusión: «No creo que agregue valor y es rara». Luego, sentenció: «Es contradictorio que nos digan cómo hacer las cosas para ser eficientes».

En la misma dirección e incluso en una postura anticipadamente extrema, Joaquín Santa Coloma, como referente de Cencosud, directamente consideró que la ley de góndolas «traerá distorsiones en el abastecimiento, en los stocks«. «Van a generarse quiebres en la oferta y la demanda», alertó. La afirmación, realizada cuando todavía el proyecto no se convirtió en ley en el Congreso, pone un manto de sospecha sobre la capacidad de las pequeñas y medianas empresas para proveer a los hipermercados.

En tanto, Dolores Fernández Lobbe (Walmart) no se quedó atrás y dijo: «Si bien todos estamos de acuerdo en el espíritu de la ley sobre el desarrollo de las pymes, esta no es la mejor forma. No porque una ley se refiera a porcentajes, se va a desarrollar».

Un recurso utilizado inicialmente por Braun es que existe un solo ejemplo en el mundo sobre porcentajes en góndolas, que es en Ecuador, con lo cual buscó desacreditar la norma en debate.

Otro eje que mostró consenso entre los participantes, donde se contó también la presencia de Daniel Padín (COTO), fue en el avance de la economía informal como correlato de la fuerte presión impositiva en todos los niveles.

Mientras Braun llamó a bajar la evasión tributaria y criticó la competencia desleal, Fernández Lobbe se alarmó porque «las cadenas no son más que el 30% del consumo masivo». «El consumo se está yendo a los mayoristas y a la informalidad, por ejemplo, en la compra a granel», sostuvo.

Todos los representantes de los hipermercados defendieron la continuidad del plan Precios Cuidados, nacido en el gobierno kirchnerista, y que será renovado seguramente el próximo 7 de enero. Asimismo, Braun elogió la presencia del diputado y próximo ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, al señalar: «uno ve que hay plan y va a ser aceptado por la sociedad».

En cuanto al proyecto de ley de góndolas, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó por amplia mayoría el miércoles pasado un texto de consenso en el marco del Programa Nacional de Competencia Minorista también conocida como » Ley de Góndolas».

La iniciativa apunta a lograr precios transparentes y competitivos que beneficien a los consumidores; mantener el equilibrio entre los operadores económicos; ampliar la oferta de productos de micro, pequeñas y medianas empresas; y fomentar la oferta de productos de la agricultura familiar, campesina e indígena.

La futura ley se aplicará a supermercados, autoservicios de productos alimenticios y no alimenticios, cadenas de negocios minoristas, organizaciones mayoristas de abastecimientos y centros de compras. Quedarán exceptuados aquellos agentes cuya facturación sea equivalente a la categoría de MiPyMEs y los productos alcanzados serán alimentos, bebidas, productos de higiene personal y artículos de limpieza para el hogar.

AgenHoy Digital