El grueso de los grandes empresarios argentinos se mostró «frustrado» por las medidas que el Gobierno nacional tomó sobre la reestructuración del pago de las letras emitidas por el Tesoro y habló de una tardía reacción ante la renegociación con el acuerdo de stand by firmado con el Fondo Monetario Internacional.

Mujeres y hombres que manejan negocios en el país apuntaron contra la ausencia de un plan económico como responsable de la crisis que generó inestabilidad en el mercado financiero, pero que tiene origen en la destrucción de las inversiones productivas, según dice la queja.

La mayoróa coincide en que Macri primero hundió la producción y ahora las finanzas.

La escena ya había sido advertida por el presidente de la Unión Industrial Argentina ( UIA), Miguel Acevedo, cuando mantuvo un corto intercambio con el entonces ministro de Hacienda Nicolás Dujovne: «Lo único cierto de todo esto es renegociar la deuda con el Fondo, no?», le dijo en tono cómplice el industrial al funcionario, quien inmediatamente negó la posibilidad y terminó con el escueto diálogo: «El acuerdo es totalmente sustentable».

Esa conversación, fue reconocida por otros empresarios en distintas conversaciones con funcionarios de Mauricio Macri. Casi todos consideran que la administración central desconoció la situación de crisis. Sólo un constructor, en estricto off the récord, consideró que el Gobierno «tomó el toros por las astas porque venía analizando con buena mirada la situación actual».

Los industriales fueron los más críticos de la situación. Por caso, el presidente de la Federación Industrial de Santa Fe y vicepresidente tercero de la UIA, Guillermo Moretti, dijo que «el programa financiero es desconocido» al tiempo que «anuncian un reperfilamiento sin tener una propuesta concreta para saber la forma de pago y de los recursos».

«Acá hay que saber cuáles son los números de sustentabilidad del sector externo porque lo que hicieron con el FMI fue cambiar tres veces el acuerdo. No vaya a ser que nos quieran hacer lo de Grecia», alertó.

Su par de la UIA y referente de las economías regionales José Urtubey sostuvo que «evidentemente cuando no hay un programa económico no sólo quedan afuera, como en este caso, los sectores productivos sino también queda fuera de foco al sistema financiero».

Según otros dueños de empresas, la «incertidumbre» se adueñó de las decisiones en el sector privado y alertaron por una «grave inseguridad jurídica sobre otro gobierno argentino». «Si en alguien confiábamos del cumplimiento de nuestras obligaciones era en Macri. Ahora todo es incierto», afirmó un dirigente mercantil de la Cámara Argentina de Comercio.

Agenhoy