Los intendentes bonaerenses de Cambiemos pusieron en marcha un operativo conjunto para presionar al Gobierno nacional con su propuesta de eliminar las elecciones primarias.

Con Jorge Macri como anfitrión y Néstor Grindetti secundándolo -los máximos defensores de la idea de anular las primarias-, unos 15 intendentes se comprometieron a continuar con los pedidos públicos para avanzar con el pedido.

De la cumbre participaron otros intendentes de peso, como Julio Garro (La Plata), Martiniano Molina (Quilmes) y Nicolás Ducoté (Pilar), además de varios de sus pares del interior bonaerense y los diputados César Torres, Verónica Barbieri y Mauricio Vivani.

Los intendentes plantearon que los partidos y alianzas que deban resolver sus internas lo hagan de manera individual. Jorge Macri se mostró de acuerdo con la decisión de unificar las elección bonaerense con la nacional con el mismo argumento que expusieron para eliminar las primarias. “Queremos facilitarles la vida a los vecinos y ahorrar recursos. Hay muchas más prioridades que pagar campañas publicitarias”, señaló Macri sobre el destino de esos fondos.

Los intendentes también expusieron en privado que las primarias en agosto obligan a cortar antes la gestión y no le darían aire al Gobierno para cosechar algún rédito de la esperada y postergada recuperación económica.

LF