Los intendentes de Cambiemos quieren un fondo de obras pesando en el 2019

Compartir

Los intendentes de Cambiemos están intranquilos. Quieren un fondo para hacer obras pensando en 2019.

En 2016 fue de 10 mil millones de pesos y de 8.500 millones de pesos en 2017. Pero para este año el Gobierno lo eliminó. De allí la inquietud de la mayoría de los jefes territoriales. La escucharon los legisladores del propio oficialismo que están recorriendo los distritos y empezó a sonar en algunos despachos oficiales. La necesidad de mostrar gestión en un año por demás complejo desde el punto de vista económico, está impulsando a los jefes comunales a hacer causa común en busca de que el gobierno de María Eugenia Vidal vuelva a poner en vigencia un fondo de infraestructura para ejecutar obras.

La aspiración de máxima es que esos recursos puedan a empezar a usarse en los últimos meses de este año, con la idea de que las obras que se podrían poner en marcha concluyan antes de la cita electoral del año que viene.

El calendario electoral viene asomando y buena parte de los alcaldes de Cambiemos irá por la reelección. Y están convencidos de que esos recursos adicionales podrían ser clave para coronar ese objetivo.

Varios diputados y senadores que ensayan por estas horas giras por los distritos aprovechando cierto parate legislativo por la disputa del Mundial, han recogido esa inquietud que, incluso, ya fue transmitida a funcionarios bonaerenses.

En el equipo de Vidal habría opiniones divididas. Hay quienes ven con buenos ojos volver al esquema del fondo de infraestructura que rigió en 2016 y 2017 pero que fue suprimido este año. Otros creen que, al menos en los que queda del año, resulta poco menos que imposible juntar los recursos para instrumentarlo.

El fondo se creó en la negociación del presupuesto 2016 y fue parte de las condiciones que pusieron los intendentes peronistas y del Frente Renovador para aprobar la ley. Ese año implicaba 10.000 millones de pesos de los cuales 7.000 millones iban destinados a obras de infraestructura y 3.000 millones a seguridad. En el presupuesto 2017 el fondo se reeditó con un monto de 8.500 millones, pero sólo para obras de infraestructura.

Pero en el presupuesto 2018 fue eliminado, entre otras cuestiones, porque buena parte de los recursos no habían sido utilizados por las administraciones municipales.

Pero ahora, son los propios intendentes de Cambiemos quienes están detrás de reflotar el fondo de infraestructura. En un escenario en el que abunda el malestar con la administración de Mauricio Macri, estiman que la ejecución de obras podría ser de suma utilidad para procurar convencer al electorado de abrirles la puerta a otros cuatro años de gestión.

En los últimos días, un equipo de legisladores encabezado por el presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia, Manuel Mosca, estuvo recorriendo las ciudades de la Quinta sección electoral como Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar y General Madariaga. En esos encuentros con intendentes y referentes locales, escucharon los pedidos de los alcaldes.

Compartir

Comentarios