Los jefes comunales del radicalismo mantuvieron el primer encuentro del año, con el objetivo de comenzar a discutir el reparto de los espacios en los organismos de control que les corresponden a la oposición.

El Foro de Intendentes de la UCR se realizó en la localidad de Brandsen, con el eje puesto en acordar una estrategia en común para presionar por los organismos de control y pedidos específicos para la administración bonaerense.

En el primer encuentro del año, intendentes realizaron un repaso de temas de gestión, y comenzaron a analizar la discusión por el reparto de los espacios de organismos que les corresponden a la oposición, entre ellos sillas en el directorio del Banco Provincia y espacios vacantes en la Corte bonaerense.

Según trascendió, en principio se acordó mantener una reunión con sus propios legisladores para buscar que los intendentes «tengan nombres propios» ubicados en los organismos de control.

Pero para ello, antes deberán negociar con sus socios del PRO con quienes forman parte de Juntos por el Cambio.

Asimismo, durante el encuentro hubo reproches por la situación que se dio en el bloque de Juntos por el Cambio, cuando dos legisladores que responden a Gustavo Posse dejaron el espacio para sumarse a «Cambio Federal».

Otros de los temas que se habló y que tuvo gran importancia fue el reparto del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM). Con $ 2.000 millones comprometidos para el primer trimestre de 2020 (aprobados durante la autorización para la toma de deuda a fines del año pasado), los jefes comunales aspiran a obtener otros $ 8.000 millones en abril o mayo, cuando se debata el Presupuesto.

LF