Compartir

Cicop, el gremio que nuclea a los médicos y profesionales bonaerenses de la salud, salió al cruce de la gobernadora, María Eugenia Vidal, luego de que anunciara la baja en la mortalidad infantil y materna. En esa dirección, cuestionaron la veracidad de los datos y realizaron críticas a Cambiemos por el estado en que se encuentran los hospitales en la provincia.


Mediante un comunicado, señalaron que “la gobernadora Vidal anunció con bombos y platillos la baja de la Tasa de Mortalidad Infantil en un 0,4 %, comparando los años 2016 y 2017. Sin precisiones con respecto a los componentes de la supuesta baja, la declaración pareció más un intento de golpe de efecto ante las ‘malas noticias’ en curso que una definición seria respecto a la situación sanitaria general”.
A su vez indicaron que “no fundamentar los motivos por los que se había producido el anunciado descenso de la tasa, no aclarar si se habían tomado en cuenta los decesos en otras jurisdicciones ni relacionar la misma con las eventuales cifras del nivel nacional, se parece más a una puesta en escena que a una comunicación razonable que diera cuenta de la realidad”.
Contaron que “al día siguiente, proliferaron rumores de salida del Ministro Andrés Scarsi de su cargo, relacionando los mismos con aquella acción. Más allá de que el cambio de funcionario se concrete o no, la verdad es que vuelve a evidenciarse el fracaso de la política sanitaria del gobierno bonaerense, con un sistema en caída libre que sólo se sostiene a expensas del esfuerzo de sus trabajadores”.
“Transcurridos dos años y cinco meses de gestión, no se ha resuelto ni uno sólo de los graves problemas que asolan su funcionamiento, contribuyendo incluso, en muchas oportunidades, para que las situaciones sean aún peores”, agregaron.
También aseguraron que “la falta de convocatoria paritaria para discutir salarios y condiciones laborales, coloca a la salud en los lugares más bajos de la agenda gubernamental”.
“Con salarios bien por debajo de las necesidades del sector, condiciones de trabajo muy deficientes, situaciones irresueltas en recursos humanos, reglamento de residentes, infraestructura, insumos, violencia y previsión, lo único que se va a conseguir es que las instituciones estén más cerca de no funcionar que de brindar cuidado de la salud de la población”, indicaron.
Finalmente, expresaron que “la discriminación padecida por los residentes, quienes no cobraron el leve y unilateral incremento otorgado a la Carrera, se inscribe dentro de las cuestiones inentendibles de una gestión que deja mucho que desear”.

Compartir

Comentarios