Los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron, en promedio, caídas leves del 0,3% en mayo de 2019 con respecto a abril, pero en un año se ubicaron 64,3% por encima.

Así lo consignaron los autores del Informe mensual de precios de la carne vacuna en Capital Federal y conurbano, trabajo de campo realizado durante la segunda semana de mayo por el área de información económica y estadística del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

Según los datos, el valor del pollo fresco mostró precios con caídas significativas, con una variación del 8% en mayo de 2019 respecto de abril.
Por su parte, el pechito de cerdo exhibió precios con alzas moderadas en el mismo período, y subió 2,3% con relación al mes anterior.

Con respecto a los valores de mayo de 2018, el pollo incrementó su precio en 97% y el cerdo 52,8%.
Con relación a abril, la carne de novillito mostró precios con alzas leves del 0,4%; la de novillos tuvo caídas moderadas, del 2,1%; mientras que la de vaquillonas y terneras apenas subió 0,2% con respecto a mayo.

El comportamiento de los precios de la carne vacuna mostró algunas diferencias entre las distintas zonas: se registraron caídas leves en la Capital Federal y en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

En zona norte del GBA hubo caídas de magnitud leve a moderada y en el sur, los precios subieron muy poco.

Durante mayo, los precios mostraron bajas del 0,2%, con respecto al mes anterior en las carnicerías; mientras que en los supermercados se observaron valores con moderada tendencia a la baja, también del 0,2%.
   Cortes como el peceto tienen un precio que resulta en cerca de $13 por kilo más alto en supermercados con respecto a carnicerías.

La colita de cuadril exhibe un valor aproximadamente $10 superior en los supermercados comparado con el precio observado en las carnicerías.
   En el caso del lomo, la diferencia se revierte hasta $5,60 inferior en los supermercados en relación a las carnicerías.

Para el asado los supermercados ofrecen el producto a un precio inferior en cerca de $34 por kilo al de las carnicerías.

Las otras carnes tienen comportamientos opuestos: el pechito de cerdo resulta $31 más económico en las carnicerías y el precio del pollo fresco entero resulta inferior en $6,50 en los supermercados.

LF