Así lo afirmó Reinaldo Smith, médico Neumólogo del Hospital Británico tras el anuncio de la secretaria de Salud de la Nación en torno al  primer caso de lesión pulmonar por el uso de estos dispositivos.

No solo el organismo nacional se expresó sobre el uso de vapeadores. También La Fundación Cardiológica Argentina (FCA) alertó nuevamente sobre el consumo masivo de cigarrillos electrónicos por parte de adolescentes y adultos jóvenes.

“La evidencia demuestra que, sin eufemismos, es tóxico y no tiene ningún beneficio respecto de los cigarrillos industriales”, aseguró la FCA en un comunicado.

“Además, el vapeo no solo es dañino para quien lo ejerce sino también para el vapeador pasivo, con un potencial daño bastante similar, por lo que debería prohibirse la práctica en todo recinto cerrado”, sentenció el documento.

El viernes pasado la cartera sanitaria nacional emitió un alerta epidemiológico por un caso grave en el país, de un paciente de 30 años que presentó lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillo electrónico.

Según el comunicado de la Secretaría el joven “comenzó con síntomas un mes previo a la fecha de consulta en el servicio de salud, con diagnóstico de proteinosis alveolar, requiriendo internación en terapia intensiva y asistencia respiratoria mecánica”.

La proteinosis alveolar del pulmón es un trastorno poco frecuente en el que un líquido rico en proteínas y grasas llena los sacos de aire de los pulmones (alvéolos), según se explica en el Manual MSD, una publicación de referencia médica mundial.

 “Cualquier cosa que represente humo y que se introduzca en el aparato respiratorio, es dañino y provocan consecuencias en la salud”, expresó por la FM 97.7, Reinaldo Smith, médico Neumólogo Hospital Británico.

Y explicó: “En el caso del vapeador, existen un montón de enfermedades que se están tratando de dilucidar realmente cuáles son porque están provocando una verdadera preocupación para la salud pública. Estos dispositivos no sirven para dejar de fumar, hay pruebas contundentes que demuestran que no funcionan. Todo lo contrario, ya que hay evidencia científica de que estos dispositivos perpetúan la adicción al cigarrillo. Los vapeadores son dañinos y no sirven para dejar de fumar”.

“El cigarrillo tiene alrededor de 5mil sustancias químicas dentro del humo que es perjudicial y nocivo para la salud. Estos dispositivos también tienen sustancias químicas”, confirmó el especialista por la 97.7.

Entre las enfermedades que ocasionan los humos y vapores, el médico del Británico mencionó: “El cáncer, el enfisema de pulmón y problemas vasculares como derrame cerebral, infarto de miocardio además de otras patologías”.

Para evitar todo esto, la principal medida es la educación y también la prohibición de la publicidad y venta de los dispositivos”, concluyó Smith.

Melisa Delgado Niglia