El FMI predijo malos augurios para la economía argentina del futuro cercano: estimó que para este año, el PBI caerá un 1,3%, un 0,1% más que en sus últimas predicciones de abril; mientras que para el 2020, consideró que habrá una recuperación del 1,1% pero este crecimiento sólo es la mitad del que había vaticinado en su último informe, un 2,2%.

«La economía de Argentina se contrajo en el primer trimestre del año, aunque a un ritmo más lento que en 2018», evaluó el FMI, al presentar la última actualización del informe «Perspectivas de la Economía Mundial».

A nivel latinoamericano, el Fondo señaló que en el inicio de 2019 la actividad se «desaceleró notablemente» en varias economías de la región, a raíz de «factores idiosincrásicos». El caso más preocupante es el de Venezuela, cuyo PBI caerá 35% este año, según el organismo crediticio.

Para toda la región, el nuevo informe aguarda un crecimiento de 0,6% (0,8 puntos porcentuales menos que en abril) y un repunte a 2,3% en 2020. Las previsiones de crecimiento para 2019 en las dos economías más poderosas de América Latina reflejan un 0,8% para Brasil y 0,9% para México, por debajo de las previsiones de abril último.

«La considerable revisión a la baja para 2019 refleja las rebajas de las calificaciones crediticias de Brasil y México«, indicó el Fondo. 
Y con relación al Brasil, sostuvo que «el ánimo se ha deteriorado notablemente, dada la persistente incertidumbre acerca de la aprobación de la reforma de las pensiones y otras reformas estructurales».

Agenhoy