Compartir

Con algunas ausencias, Marcos Peña puso un pie en Florencio Varela para relanzar su carrera política, pero además generar entusiasmo en los candidatos de Cambiemos que tratarán de disputarle las intendencias al peronismo. Después de rol protagónico el último viernes en el encuentro nacional de esa fuerza en Parque Norte, el lunes pasado bajó al Conurbano y compartió una cena rodeado de candidatos e intendentes. “No hay plan B”, se lo escuchó decir a Peña que aclaró que es “el único camino” tanto económico como político. Además aseguró que Mauricio Macri va a reelegir “porque la gente confía en el proyecto que estamos llevando adelante”.


La declaración del jefe de Gabinete llamó la atención a los observadores políticos, ya que lo que está en marcha es un plan absolutamente opuesto al gradualismo que defendió Macri desde que entró en la Casa Rosada. Se abandonaron las metas de inflación y el ajuste paulatino atado al crecimiento, para pasar a la política ultraortodoxa de emisión cero y déficit cero. Sin embargo, Marcos Peña no hizo alusión a ninguno de esos cambios sobre la marcha.
El acto fue en Florencio Varela y la presencia del jefe de Gabinete no fue casual. En este municipio de la tercera sección electoral es el único en el que tiene un candidato propio. Se trata de Pablo Alaniz, que ganó el año pasado la interna local con un fuerte apoyo de Peña y quedó posicionado para competir por la intendencia.
En rigor, en su discurso Peña comenzó haciendo alusión al momento en que Alaniz le dijo que quería ser candidato en Varela. En esa línea, luego contó la historia de cómo empezó a trabajar con un “sin tierra” en 2002, que luego llegó a lo más alto del poder.
“Me acuerdo que una vez, hace muchos años, empecé a trabajar con un ‘sin tierra’ que tenía muchas ganas. Al principio parecía que no teníamos posibilidades, pero nos mantuvimos firmes en lo que creíamos. En la Ciudad no lo conocía nadie, pero desde 2005 que no perdimos elecciones”, dijo Peña en una clara alusión a Mauricio Macri.
Después de su discurso, Peña respondió algunas preguntas de los presentes sobre la estrategia electoral de Cambiemos, en un formato similar al de una conferencia de prensa.
La perla de la noche se la llevó una vez más Ricardo Giaccobe, uno de los dirigentes de los denominados “sin tierra” que pelea por una candidatura en Berazategui. El dirigente visiblemente molesto, se encargó de esbozar un panorama sobre las dificultades de Cambiemos en cada distrito, para cortar de lleno con el optimismo que reinaba en la jornada. “Se discute mucho el tema de los candidatos, pero no hay estrategia”, lanzó.”Le tuvimos que pedir que redondee porque empezó a criticar y no terminaba más”, se quejó uno de los presentes.
El jefe de Gabinete le respondió que la estrategia se evaluará según las “dificultades” de cada distrito y pidió no perder el concepto de “cercanía” como uno de los valores del PRO. “Pueden surgir temas coyunturales, que eso no nos desenfoque”, pidió.
Además de Peña y Alaniz, hablaron los intendentes Néstor Grindetti (Lanús) y Martiniano Molina (Quilmes) -que contaron su experiencia sobre cómo es instalarse y trabajar en un municipio-, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y el secretario de Trabajo, Jorge Triaca.
Participaron todos los “sin tierra” de Cambiemos. Entre ellos hubo varios funcionarios de María Eugenia Vidal, como el ministro Santiago López Medrano (Desarrollo Social), con aspiraciones en el distrito de San Martín; y el secretario Alex Campbell (Relaciones con los Municipios), que intenta lo propio en San Fernando. “Se habló de la teoría del electorado dividido en tercios”, deslizó uno de los comensales.
Hay que señalar que Peña fue el jefe de campaña de Cambiemos en 2015 y también en 2017. Conforma una dupla que por ahora no perdió elecciones junto al consultor estrella Jaime Durán Barba. Pero resulta cuestionado tanto en términos políticos –por ser el máximo exponente del “purismo” del PRO- como en la gestión, sobre todo en los aspectos vinculados a la administración económica.

Compartir

Comentarios