La dirigente social Margarita Barrientos cruzó hoy al Gobierno por su proyecto para reducir la edad de imputabilidad, y al respecto hizo hincapié en que el Poder Ejecutivo «plantea lo opuesto» a las ideas que ella sostiene.

«Si mandamos a un chico de 15 años a la cárcel, va a volver a delinquir porque no tiene un futuro preparado y aparte nadie le va a dar un trabajo por haber estado preso», remarcó la fundadora del comedor «Los Piletones».

Barrientos siempre se había mostrado afín al Gobierno de Mauricio Macri, e incluso lo había apoyado públicamente para su desembarco a la Casa Rosada en 2015.

Consultada sobre esta polémica de la edad de imputabilidad, confesó que ha tenido «roces» con el Gobierno: «He tenido roces por este tema porque digo lo que pienso y no me caso con nadie».

«Lamentablemente el gobierno plantea lo opuesto a lo que digo yo. Hay muchas cosas por hacer para que los chicos salgan de la calle y tengan un incentivo para que tengan un oficio para el día de mañana», señaló la dirigente social, que considera inadecuada la respuesta que daría el Estado de bajar la edad de imputabilidad frente al problema creciente de la inseguridad.

A su entender, enviar a la cárcel a los chicos a más temprana edad no va a alterar el resultado.

«Mandarlos presos no va a cambiar la situación. El chico tiene que tener una incentivo. Hay que abrir escuelas de oficios para que los chicos aprendan a usar una herramienta», insistió en declaraciones a Radio 10.

Más allá de su rechazo a la reforma del régimen juvenil penal que impulsa el Gobierno, aclaró que «siempre» ha apoyado a Mauricio Macri, y apuntó contra el entorno político del presidente.

«Yo siempre lo he apoyado a Mauricio, me gustaría que sus funcionarios se pongan una bota y caminen por el barro en lugares donde hay mucha necesidad. Me gustaría que los funcionarios conozcan porque detrás de una oficina nadie conoce lo que pasa a su alrededor», indicó.

Sobre los dichos de la diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió respecto a que aquellos que reciben planes no deberían cortar la calle, se mostró de acuerdo.

«Pienso lo mismo que Carrió: reciben planes sociales, cortan la calle y perjudican a mucha gente», aseveró.

LF