En todo el país se calcula que hay más de 170 mil deudores, sólo en la Provincia de Buenos Aires son 40 mil y unos 17 mil 500 tomadores del Banco Provincia. La mayoría hoy tiene serias dificultades para afrontar el pago de las cuotas, y mientras siguen abonando con esfuerzo mes a mes, ven de qué manera su deuda se incrementa notablemente.

Los préstamos hipotecarios en UVA se ajustan por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) que refleja el Índice de Precios al Consumidor, expresado en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). El valor de los UVAs no para de subir. Esperan una solución con la esperanza de no perder su vivienda.

Además, advierten desde “Hipotecados UVA de la Provincia de Buenos Aires” que el llamado “congelamiento” que debía mantener sin aumento las cuotas entre septiembre y diciembre tiene un efecto imperceptible. Por otro lado no se conoce como impactará en la cuota de enero de 2020, cuando se caiga el acuerdo, ya hablan de una “bomba de tiempo”.

Los deudores piden la “eliminación de la indexación por CVS (coeficiente de variación salarial)” y que los créditos “sean reorganizados” para darle “previsibilidad” al sistema y que la deuda baje a medida que se vayan abonando las cuotas. Los números indican que cuanto más avanzan con los pagos, más aumenta su deuda.

Por ahora lo único que lograron es el “congelamiento” de las cuotas hasta diciembre y que lo que abonan mes a mes no pueda superar el 30% de los ingresos, esto sólo para los deudores de vivienda única y cuyo crédito inicial sea superior a los 120 mil UVAs.

Melisa Delgado Niglia