Mauricio y Cristina: contrastes de dos estilos diferentes en el acto de la Bolsa de Comercio

Compartir

Por Mara Laudonia

En la celebración del 162 aniversario de la Bolsa de Comercio, el presidente Mauricio Macri se sintió como en casa. En esta vuelta, no había ni bombos ni banderas militantes; los periodistas podían ingresar por la puerta principal; y la platea estaba colmada por los mayores empresarios del país

Recibió al presidente un discurso encendido de parte del anfitrión de la casa, el titular de la Bolsa, Adelmo Gabbi, quien terminó con una apuesta fuerte: “Hoy compro argentina”, dijo, luego de enumerar las medidas recientes que beneficiaron al sector financiero, y en la que ponderó la salida del cepo cambiario, con un guiño hacia a donde estaba sentado el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay.

Gabbi fue muy duro, en cambio, contra las figuras de los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Kirchner, y recordó con un pesar evidente, cuando en el 2005 el entonces gobierno kirchnerista aplicó un encaje de 30% al ingreso de capitales, que intentaba prevenir los capitales golondrinas, y que “nos puso dentro del grupo de los mercados fronterizos”.

A viva voz, Gabbi se preguntó: ¿Qué ha sido de nuestro mercado de capitales en los últimos diez años? ¿Cuál ha sido la explicación frente a tal infortunio? ¿Qué visión ha tenido quien encaminó los pasos de nuestro mercado hacia el descenso y abandono del lugar referencial que ocupábamos en la región?”.

Y continuó: “Esto nos debe hacer rememorar, nos debe obligar a no olvidar las causas del ocaso y nos debe conminar a recordar que acá, en este mismo espacio resonaron palabras de desprecio, de burla y de repudio como réplica a nuestras antiguas reflexiones… quienes decimos pertenecer y honrar a esta casa, no podemos dejar en el olvido, que a esas palabras siguieron fatalmente los hechos”, se descargó, denotando la imposibilidad de decir lo mismo, con la misma liviandad, durante los últimos años, y bajo la misma investidura.

Inmediatamente en ese instante, los presentes recordaron cuando, hace dos años, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, “prácticamente nos trató de mafiosos”, balbucearon en la Bolsa.

Eran tiempos de tensión con los empresarios y en particular con el sector financiero. Se había aprobado una nueva ley de defensa al consumidor, que crispaba a los empresarios, y se reglamentaba la nueva Ley de Mercado de Capitales que, para el sector, retraía el ingreso de los capitales. “Es al revés, Adelmo: estamos ante una oportunidad histórica de generar un mercado de capitales propio en la Argentina”, le contestó la ex presidenta.

“Cuando los empresarios se plantean el acceso a los mercados de capitales, tienen que pensar que la Argentina tiene capacidad de ahorro interna ¿Por qué no formar nosotros nuestro propio mercado de capitales, sin esperar que vengan los de afuera?”, consideró la ex mandataria, mirando hacia la platea, que compartían con jóvenes militantes entusiastas de la Cámpora.

En cambio ayer, un Macri distendido subió al estrado y lo miró fijo al titular de la Bolsa y dijo; Adelmo, la última vez que estuve acá fue hace 4 años, qué tiempos aquellos, esto es una época de cambio”, le dijo.

No hubo ningún anunció particular, pero la platea quedó encantada con sus palabras, que eran música para sus oídos, si bien por las palabras de crecimiento y “pobreza cero”, que anunció, son por el momento sólo expectativas.

Fue notorio el progreso en el discurso del presidente, que no cada vez habla con mayor fluidez y sin ayuda de papeles, observaron los presentes, que celebraron un discurso corto, que es un sello de la era Macri.

El Gabinete nacional asistió pleno, con un evidente faltazo del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, quien envió a su segundo, Diego Santilli.

Una de las figuritas más observadas del gabinete fue el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien fue el último en acomodarse para el acto.

El tema de las tarifas era uno de los comentarios en boca de todos. “Se mandaron una cagada. Lo que hicieron (por poner tope al 400% a la tarifa de gas) es mejor que lo que estaba antes, pero esto no se va a solucionar de la noche as la mañana”, lanzó un ex presidente de Banco Central.

Del otro lado, conversaban Miguel Bein con el vicepresidente del Banco central, Lucas Llach, y el diputado nacional por el Pro, Luciano Laspina, sobre el impacto del blanqueo del mercado de capitales en el valor del dólar ya que, inicialmente, la moneda debería tener presión a la baja por el mayor ingreso de billetes estadounidenses al mercado argentino.

Estuvieron, Dario Elztain (IRSA), Cristiano Ratazzi (FIAT), Martin Cabrales (Cabrales), Adrián Werthein (Grupo homónimo), Daniel Llambías (Galicia), Gabriel Martino (HSBC), Alejandro Bulgheroni, Elztain, y el titular de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez, entre muchos otros. Entre los economistas, se vio desfilar a Miguel Ángel Broda, Miguel Kiguel y Mario Blejer.

Compartir

Comentarios