La empresa alimenticia Molinos anunció que tuvo pérdidas por $114 millones en el primer trimestre del año, cuando aún no había impactado de lleno el efecto de la cuarentena por coronavirus en Argentina y a pesar de que incrementó el volumen de venta, pidió que se liberen aunque sea parcialmente algunos precios.

Según la empresa, la pérdida está «asociada a la imposibilidad de trasladar los aumentos de costos a los precios de su cartera de productos» que en términos interanuales implica una diferencia de facturación menor a los $1.809 respecto del primer trimestre de 2019″.

«Las pérdidas en el resultado informado se dieron a pesar del crecimiento de volumen de casi 10%, impulsor del incremento en los ingresos operativos que alcanzaron en el período $9.224 millones; y de un 18.2% de baja de gastos centrales, producto de la continuidad de los programas de eficiencia y productividad«, indicó la empresa por medio de un comunicado.

Puso como contracara que hubo un aumento en los costos de un 6,5%, el doble de los ingresos operativos » lo que resultó determinante para el resultado del trimestre. En síntesis, los incrementos de costos no trasladados en su totalidad a precios impactaron en un significativo deterioro de su margen bruto».

» Molinos espera poder adecuar sus precios, al menos parcialmente, al incremento de costos que viene soportando; siendo esto crítico para equilibrar los resultados», subrayó . 

LF