El obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Hugo Santiago, pidió a la Virgen del Rosario que ilumine a los argentinos en el camino de la conversión, al reconocer: “Madre, estamos heridos y agobiados”.

El prelado presidió la misa de la hora cero que abrió hoy las celebraciones centrales por un nuevo aniversario del acontecimiento mariano de San Nicolás, que este año lleva por lema “Madre, nuestro pueblo te necesita”.

“A Jesús le costamos sangre y a María un dolor inmenso, por eso, por obra y gracia del Espíritu Santo que hemos recibido en el bautismo y la confirmación, los argentinos, que seguimos siendo católicos en su mayoría, tenemos que convertirnos”, sostuvo ante miles de peregrinos que llegaron al santuario de María del Rosario de San Nicolás.

El obispo precisó que convertirse “significa ‘cambiar de mentalidad’, dejar la corrupción y seguir la ética de Jesús, porque sólo desde allí podremos construir una patria de hermanos. Tenemos que pasar de la inequidad a la construcción de una Patria más justa; de una educación sexual que corrompe a nuestros niños, a una educación para el amor verdadero; de promotores de muerte al cuidado de toda vida”.

Asimismo, invitó a reflexionar sobre tres cambios que Dios y la Virgen proponen a los argentinos: “De la inequidad a la construcción de una patria más justa”, “De una educación que corrompe a los niños, a una educación para el amor” y “De promotores de muerte al cuidado de toda vida”.

LF