Así lo aseguró Lucas Ghi, candidato a intendente de Morón  en  referencia  a la deuda  social y económica  que deja el actual jefe  comunal, de Juntos por el Cambio, Ramiro Tagliaferro.

«Me preocupan dos tipos de deuda, una con proveedores y otra es la deuda social”, señaló el candidato del Frente de Todos”.

En ese sentido, Ghi enumeró postales con las que se encontrará  el próximo gobierno: “Morón no tenía comedores en 2015 y hoy hay 50 comedores, en el centro comercial  hay lugares deshabitados, el parque  industrial tiene naves vacías, no se construyó un solo metro cuadrado».

Como  representante de las nuevas generaciones, el licenciado en Ciencias Políticas habló del rol  que ocupa este sector de la sociedad  en la trasformación social: «Estamos ante una juventud muy politizada, atenta a los fenómenos económicos, sociales, mundiales, y eso es una oportunidad histórica, porque ante una sociedad civil  movilizada es más fácil proponerse desafíos».

En ese contexto planetó propuestas concretas. “Tenemos  2500 familias que en Morón son indigentes, queremos que dejen de serlo, desde el estado municipal nos propusimos ese objetivo y lo vamos hacer junto con la comunidad”, dijo.

Al tiempo que agregó que hay «5000 jubilados que están aislados, que si les pasa algo nos esteramos a los tres días, queremos ir a buscarlos y ponerlos de vuelta en  un sistema que los contenga, en el sector joven la tasa de desempleo llego al 25 %, estamos preparando  un plan de inserción laboral concreto para ese universo”.

A su vez, el candidato a intendente aseguró que, “todo eso lo vamos a poder hacer si logramos que la sociedad civil  y fundamentalmente los jóvenes  se entusiasmen con estas ideas  y ven en el estado municipal un socio para trasformar la sociedad”.  

“Creemos en la comunicación local regional, habíamos sancionado una ordenanza para el reparto de la pauta y nosotros vamos a volver a cumplir con eso”, apuntó Ghi.

Sobre cómo se ve frente a las elecciones del domingo en Morón expresó:  «Nos fue bien en las primarias de agosto y estamos entusiasmados por consolidar el resultado el domingo».

El político  moronense  habló de su fama de  buen tipo,  que tiene en el  distrito y manifestó: «Ser buena persona es condición necesaria pero no es suficiente para gestionar. Hay que saber administrar y tomar decisiones en el momento justo«.

En alusión de cómo se llegó a la unidad y al triunfo en las PASO, Ghi explicó que cuando «en su momento Cristina Fernández entendió que era importante aportar desde otro lugar y desde experiencias diversas teníamos que confluir en un frente. El mérito en esta etapa fue haber logrado la síntesis en una sola expresión política para reparar derechos con políticas públicas concretas sin el domingo se repiten los resultados de las PASO«.

Escucha la nota completa:

NG