Sobre un total de 22 provincias con elecciones en 2019, ya son nueve las que adelantarán el momento del voto. Cuatro más están a punto de confirmarlo, y otras seis lo están analizando, incluida la gobernada por María Eugenia Vidal.

 

 

Se busca esta medida para poder lograr el triunfo electoral despegando a los distritos de la pelea nacional.

Weretilneck, Gobernador de Río Negro, ya confirmó que en ese distrito, el llamado a comicios será para el 7 de abril.

En La Pampa, el gobernador Carlos Verna adelantó lo máximo posible las fechas, favoreciendo una unidad que va desde La Cámpora hasta el massismo.

De las cuatro administraciones oficialistas con elecciones agendadas para este año (Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Mendoza y Jujuy), ninguna confirmó oficialmente que se vaya a plegar con el calendario nacional.

Las radicales Jujuy y Mendoza tienen prácticamente cerrada la decisión de desdoblar.

En la Capital, en cambio, el alcalde Horacio Rodríguez Larreta planea acoplarse al calendario nacional: las PASO serán el 11 de agosto; las generales el 27 de octubre; y la segunda vuelta el 24 de noviembre, en el caso (muy probable) de que el candidato presidencial no saque la ventaja suficiente para ganar.

En tanto, los intendentes bonaerenses del peronismo nucleados en el PJ de la provincia estimaron en 3200 millones de pesos el costo de desdoblar. Un ex funcionario de la dirección electoral llegó a una cifra similar: 3 mil millones, y alrededor de la mitad si se eliminaran las PASO.

De momento, nueve provincias -gobernadas por la oposición- ya confirmaron su intención de dividir la cita a las urnas (La Pampa, Neuquén, San Juan, Chubut, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Tucumán y Río Negro); 6 distritos lo están analizando. Entre ellos, figuran las cuatro oficialistas: Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Jujuy y Mendoza.

AgenHoy Digital